Y ahora, el viaje triple…


Sin duda alguna, estas han sido unas de las semanas más ajetreadas del año en el ministerio de VidaNueva… quizás sea por el calor (i-n-s-o-p-o-r-t-a-b-l-e), quizás sea por todo lo que se está cocinando para la segunda parte del semestre (incluyendo una Conferencia de Misiones, actividades con niños, eventos evangelísticos, etc.)… quizás sea por los proyectos -algunos “demasiado grandes”- en los que por la gracia del Rey (y casi como una locura humana) hemos contemplado como posibles en medio de lo materialmente imposible (como la construcción en el Sitio de Lourdes)… quizás sea por la grabación del material para el Instituto de Desarrollo Ministerial… o por el lanzamiento de la nueva versión de las lecciones… o por las actividades especiales (cómo Juntos-Together o “el” concierto de este viernes por la noche)… quizás sea por la inusual cantidad de crisis a nivel personal en la congregación (t-e-r-r-i-b-l-e… mucho sufrimiento, mucho dolor… lo que ha desatado un vendaval de necesidades pastorales)… quizás sea por el desgaste emocional -para mí, personalmente lo es- de una campaña en la que recaudamos los fondos necesarios para cubrir todo el ministerio que se hace… quizás sea por el inicio del nuevo semestre en el Seminario… pudiera ser por el inicio del proceso de la fundación de un cuarto campus… o tal vez se deba al funcionamiento “normal” de la iglesia: ahora 10 cultos semanales en cuatro ubicaciones más todo el andamiaje ministerial de las estructuras y el liderazgo que una congregación “mediana” necesita.
Y ahora viene el viaje triple.

Aprovechando el receso vacacional de inicios de Agosto, a partir de mañana, prácticamente todo el staff estará saliendo en diversos horarios durante el fin de semana para participar junto con decenas de nuestros miembros en un “viaje triple” de misiones. Haremos equipo con algunas decenas más de creyentes norteamericanos y -por supuesto- con las VidaNuevas de San José, Managua y Guatemala respectivamente. La logística de un viaje como este es complejo… porque ocupa los recursos (usualmente insuficientes) de los campus de la Iglesia… líderes, vehículos, dinero, energía… todo con el propósito de “hacer misiones” por unos días. Si alguna vez has participado de un viaje de estos sabes que es incómodo, se pasa hambre, se trabaja hasta el agotamiento… pero es ¡fabuloso! Ver a nuevas personas llegar a Jesús, ver a creyentes creciendo haciendo el ministerio… ver el compañerismo de los que salen de misiones y el desarrollo de líderes que reciben oportunidades frescas de trabajo… “no tiene precio”. A pesar de tantas otras cosas sucediendo, todos queremos participar… Mi familia y yo estaremos el fin de semana completo en San Salvador pero luego saldremos a ser parte de uno de los equipos… Steve visitará los tres países… y los otros pastores se repartirán en diferentes lugares (gracias a Dios, Chity se queda “de turno” en San Salvador en esta ocasión y algunos otros del staff quedan con él). Por cierto, Chief está en USA en un viaje relámpago, investigando sobre un posible tratamiento para Camilita… una posible bendición.
Pero, todo lo demás es una verdadera locura.
Sin embargo, creo que vale la pena.

El viaje triple necesita de nuestras oraciones… y si eres de San Salvador, de la flexibilidad al entender que algunas cosas estarán… uhhh… como dice Checho, “al mínimo irreducible”. Al menos habrá palabra de Dios… un pasaje increíble para el alma. Te recomiendo “estar allí” el domingo.
No te arrepentirás.

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s