“Mi yugo es fácil y ligera mi carga”… ¡qué actitud!


Por supuesto, “mi yugo es fácil y ligera mi carga” son las palabras finales de Mateo 11 y forman la conclusión de la invitación del Rey al discipulado verdadero. Tú sabes… “venid a mí”… “hallaréis descanso para vuestras almas”. Quienes responden positivamente a su llamado se dan cuenta que su yugo verdaderamente es fácil y que su carga realmente es ligera. El costo del discipulado -darle la vida completa a él- es mucho menor que el costo del no-discipulado -que él no te de su vida a ti-… al final, la ganancia es para quienes deciden arriesgarse y seguirlo.
Pero esta noche quiero darte un ángulo diferente a la frase que nos ocupa.

Déjame proponerte que las palabras de Jesucristo son más que el simple intento propagandístico de animar a otros a seguirle. Son la declaración de cómo era la perspectiva de Jesucristo de su vida y ministerio acá en la Tierra. Él era positivo. De hecho, no ha habido nadie más positivo que el Señor Jesucristo; por alguna razón tendemos a pensar que -con semblante severo y expresión adusta- él anduvo por los caminos de Israel lamentándose de “la cruz que cargaría”. No. Su actitud hacia la vida siempre fue de gozo y no perdió la oportunidad para hacernos saber lo agradable que resulta una vida como la suya. Él dijo: “Mi yugo es fácil y ligera mi carga” porque así pensaba de sus circunstancias, no porque fuera un slogan promocional para hacer que los demás firmaran en la línea punteada al final del contrato y se inscribieran en su escuela rabínica.

Esta noche te pregunto: ¿Cómo te sientes respecto a tus circunstancias? ¿Tienes la tendencia a la autoconmiseración? ¿Está la perspectiva de tu realidad teñida de una actitud negativa y pesimista? ¿Cuál es el área de tu vida de la que más te quejas? Considerando que tienes a Jesucristo en tu corazón y al Espíritu Santo dándote consuelo, ¿que te impide apreciar la vida con la actitud propia del carácter de un seguidor de Jesucristo?

¿Sabes? …una de las cosas que más aprendo de mi Rey es su actitud. ¡Que actitud! ¡Que desafío! ¡que inspirador!
Te animo de corazón a que crezcamos hoy en él.

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s