¿Dice la Biblia cuál es el secreto para una vida de éxito?


Déjame comenzar diciendo que estudiar, diagramar, investigar, entender y (entonces) predicar 1 Pedro estos últimos meses ha sido una bendición para mí; estoy seguro que de la misma manera ha servido mucho en la vida de quienes están buscando seguir al Rey en VidaNueva. Cuándo tomé la decisión de embarcarnos en este libro en particular, en este momento específico de nuestra historia hubo varias razones que me motivaron a hacerlo. Una de ellas fue el trozo que estamos por comenzar a estudiar a partir de este domingo y que nos tomará un poco más de un mes. Creo que, ni más ni menos, contiene el secreto para una vida de éxito.
Déjame que te explique.

Las corrientes modernas de autoayuda, sicología motivacional, pensamiento positivo, desarrollo de la personalidad (y la oleada de textos acompañantes que se refieren a triunfar en los negocios y volverse “feliz, guapo y multimillonario”) están plagados con referencias a los secretos que le harán triunfar a uno… a veces incluso “de la noche a la mañana”. No escribo esta noche para desvirtuarlos (aunque no te recomiendo construir tu vida sobre teorías sociales que no han soportado la prueba del tiempo), sino para sugerirte que si alguien tiene el secreto del éxito en la vida es… el autor de la vida. Hmmm… demasiado elemental ¿no crees?, pero no por eso menos cierto. 1 Pedro 3:8-13 explica qué debe hacer “el que quiere amar la vida y ver días buenos” y confirma que los seguidores del Rey hemos sido llamados para “para que heredáramos bendición”

En el corazón de estos versículos averiguaremos lo que pudiera ser demasiado obvio: mucho del éxito está en la manera en la que manejamos nuestras relaciones, en el motivo que está detrás de las mismas, y en la meta de ser bendición para todos aquellos con quienes entramos en contacto. Salomón lo dijo de otras maneras en el libro de Proverbios: “El alma generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado” y  “El que procura el bien buscará favor; mas al que busca el mal, éste le vendrá” (Proverbios 11:25 y 27 respectivamente).

Al estudiar 1 Pedro 3:8-13 podemos fácilmente construir un silogismo: Si bendices a otros, Dios te bendecirá; si Dios te bendice, te irá bien en la vida. Ergo, bendice a otros para que te vaya bien en la vida.

La clave de nuestro estudio será comprender lo que verdaderamente significa “bendecir a otros” o “ser de bendición”. Creo que -sin abusar del juego de palabras- será de bendición para todos aprender a ser de bendición. Será de igual bendición entender qué significa que seamos bendecidos (no, no es necesariamente salud, dinero y amor). Estoy seguro que Dios te mostrará algunas áreas en las que -sin darte cuenta- has formado o aprendido conceptos erróneos y por ende usas prácticas equivocadas. Y entonces… “las cosas te van mal”.
Desde ya espero con ansias que llegue el domingo.
Hagamos público el secreto.
Para hacerlo… ¡pongámoslo en práctica!

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s