Lo único malo de las vacaciones…


Te lo he dicho en otras ocasiones: “lo único malo de las vacaciones, es que tienen que terminar”. Estos 4 días de descanso que tomamos en familia llegaron a su fin… se terminaron, caput, over, adiós, sayonara… no más, game over. Regresamos a San Salvador esta tarde a eso de las 6 PM después de un viaje inusualmente largo a causa de problemas del tráfico propios de Guatemala… y a las 6:30 Julito y yo ya estábamos en la Iglesia participando de la Noche de Varones en la proyección de la película Reto de Valientes (¡te la recomiendo!).

El descanso es un regalo de Dios. Cuándo él te lo da no lo menosprecies… aprovéchalo al máximo. Mucha razón tiene el dicho americano de que “mucho trabajar y nada de jugar es peor que mucho jugar y nada de trabajar”. Después de más de 25 años en el pastorado he visto a demasiados buenos hombres perder el equilibrio por no tomar tiempo para hacer un alto ocasional y “ser niños otra vez”. Patty y yo decidimos hace mucho tiempo que lo haríamos tan a menudo como nos fuera posible… y que lo disfrutaríamos tan intensamente como nos fuera posible. A veces salimos solamente los dos -y lo requetedisfrutamos- a veces podemos hacerlo con los chicos y la pasamos de lo mejor. Tal como luce nuestro horizonte familiar, en unos meses nuestro núcleo cambiará… y ganaremos un hijo más vía la boda de nuestra hija mayor; así que espero que en el futuro las vacaciones en familia sean incluso mejores.

Pero por ahora la realidad está acá y los buenos días en Panajachel con los Rivas forman ya parte del tesoro de recuerdos que el Rey nos ha regalado a lo largo de nuestra vida y ministerio. Checho y Romy han sido de nuestros mejores compañeros de descanso a través de los años. Por cierto, tengo algunas muy buenas fotos (la de arriba es una muestra… para que veas que la pasamos bien) ya te compartiré algunas este fin de semana.

Esta noche me acuesto con “las pilas recargadas”… contento de dormir en mi cama… y ya deseando repetir una salida a descansar cuándo Dios tenga a bien regalárnosla.
Hmmm… ¡ojalá que sea pronto!

 

 

Nos vemos mañana.

 

2 pensamientos en “Lo único malo de las vacaciones…

  1. Me encanta que esos momentos familiares los tengan de nuevo llenos de energía para poder continuar con esta gran misión. Adelante, con la fuerza que Dios pone en cada uno de esos corazones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s