Panajachel: Descanso y buena lectura…


Saludos desde Panajachel! Los Contreras y los Rivas estamos en este paradisíaco paraje de la creación de Dios, en un pequeño pueblo situado a orillas de uno de los lagos más preciosos que te puedas imaginar, rodeado de volcanes, con un clima insuperable, al punto que compitió hace unos años como candidato a ser nombrado una de las Siete Nuevas Maravillas del mundo moderno… y que muy astutamente ha sido desarrollado en un destino turístico muy atractivo a visitantes de todo el planeta (si nunca has estado acá te recomiendo googlearlo y visitarlo). Para Patty y para mí Panajachel significa descanso… los primeros años de nuestro matrimonio este fue “el” lugar en el que nos retirábamos para tomar nuevas fuerzas y olvidar (o pretender olvidar) nuestras responsabilidades. En varias ocasiones a través de los últimos 20 años hemos llegado hasta acá a descansar con Checho y Romy… pareciera que cada vez venimos con más hijos… ahora somos 11 en total… y el viaje ha resultado de lo más placentero, con muchas risas y algarabía. Esta noche pienso que -sin lugar a dudas- los buenos amigos son una de las bendiciones con las que el Rey ama a sus seguidores. Estamos hospedados en una pequeña casa de retiro para pastores y misioneros, con todo lo necesario para pasarla bien y descansar… hmmm… descanso, familia, un lugar precioso, amigos, buena comida… ¿que más se puede pedir?

Un buen libro, ¡por supuesto!

 

Sé que estarás de acuerdo: unos días de descanso son impensables sin un buen libro (además de la Biblia, claro). Y es imposible que un libro que valga la pena no ponga los engranajes de tu mente a girar a toda máquina. Además, poder leer alejado del corre-corre de todos los días tiene-un-no-se-qué que añade un cierto valor agregado a mi lectura normal el resto del año. Yo escogí leer esta semana “The Great Omision” (La Gran Omisión) de Dallas Willard. En muchas ocasiones te he citado a este hombre que, en su sencillez, es una de las mentes más agudas del Cristianismo de nuestros días. Aunque nadie catalogaría a Willard como alguien “de fácil lectura”, leerlo sí resulta inspirador y desafiante. Sus pensamientos son profundos… pero las implicaciones de los mismos son extremadamente prácticas. Este libro en particular trata de uno de mis temas favoritos en la vida (el discipulado) y me viene de perlas al corazón y al alma en estos días de refrigerio físico. Reconsiderar mi compromiso como seguidor de Jesús más que como pastor o como miembro de una iglesia siempre fortalece mi posición en mi papel de ministro. Pensar sin prisas es otro regalo de Dios.
Me gusta.

Bueno… descanso, familia, un lugar precioso, amigos, buena comida, un excelente libro… ¿que más se puede pedir?
Ahhh… ¡tienes razón!
Una taza de buen café. Voy ahora mismo por ella.

 

Buenas noches.

 

 

 

 

Nos vemos mañana.

3 pensamientos en “Panajachel: Descanso y buena lectura…

  1. ohhh panajachel! maravilloso lugar! ahi vi por primera vez con ‘ojos colositos’ a mi amado esposo! … un lugar digno de visitar al menos una vez en la vida! que se la sigan pasando de maravilla.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s