¿Estorbos, carnadas u oportunidades?


Esta mañana los Ministerios infantiles de VidaNueva tuvieron su desayuno anual en honor a los maestros… fue toda una bendición. Patty y yo tuvimos el privilegio de “colarnos” para pasar tiempo con ellos… no sé cuántos hubo… yo diría unas 120 personas -de casi todas las edades- que trabajan semana a semana y que desayunaron, jugaron, y se divirtieron en un ambiente excelente diseñado por Marco y Evelyn Umaña, los Directores encargados de trabajar con niños a nivel de los tres campus. Yo tuve el honor de agradecerles a todos en nombre de los niños y de abrir la Biblia brevemente con ellos para aportar algunos principios espirituales al impulso que los Umaña han dado al ministerio. La mañana fue buenísima, en un lugar precioso, con buena comida y buen compañerismo. En resumen… una verdadera fiesta.
Me gustó.

A través de los años he visto que hay dos o tres maneras de ver el ministerio de niños en casi todas las iglesias. Algunas ven a los niños como estorbo… triste, ¿no?. En estas iglesias, trabajar con niños ni siquiera es visto como “un ministerio de verdad” sino que como un trabajo físico en el cual se entretiene de alguna manera a los chicos mientras los papás están escuchando el culto. Otras congregaciones tienen la idea de que el ministerio de niños es una carnada… sabedores de que muchos padres responsables están en busca de un lugar en el cual sus hijos puedan crecer, estas congregaciones realizan un trabajo esmerado en la excelencia… y -a veces- hay hasta mejores instalaciones, mejores programas y mejores proyectos. Este enfoque es mucho mejor que el primero, pero aún así, está falto. El tercer enfoque posible -y menos común que los anteriores- es que el ministerio con niños es una oportunidad para formar el futuro de aquellos que pueden llegar a ser verdaderos siervos del Rey. Esta es la intención de los MINF (o ministerios infantiles) en VidaNueva. Trabajar en cada chico -desde la sala cuna- es una oportunidad de oro para afectar su futuro. Por supuesto, no hablo de “hacerlos evangélicos”, sino de enamorarlos de Jesús de manera intencional. Lamentablemente -cómo dije a los maestros esta mañana- muchos de los chicos que llegan a la iglesia sólo tienen la oportunidad de ser influenciados espiritualmente por… hmmm… digamos que 3 o 4 horas de cada semana. En sus casas, el tema de Dios ha sido “delegado” por sus padres a la Iglesia. ¡Error! Piénsalo. ¿Qué son 3 horas de las 168 que tiene una semana? Por eso, cada segundo en los ministerios infantiles cuenta. Cada actividad que hacemos con ellos es importante. Cada programa es crucial… o debería serlo.

Esta noche quiero animarte a ver a los niños en tu iglesia como oportunidades para que Jesús y su influencia crezcan en esta tierra. Eso es lo que son… siervos de Dios en potencia que corren a nuestro alrededor haciendo bulla y causando estragos… pequeños torbellinos bulliciosos (y algunas veces hasta un tanto irreverentes) que todavía no están conscientes de cómo el Rey está trabajando sus almas y sus conciencias… llenando el corazón de los valores de la Biblia. Si eres maestro, te animo a seguir adelante. Si eres papá, te desafío a no delegar en la iglesia lo indelegable -tu responsabilidad de formar a tus pequeños espiritualmente-… también te pido que llegues temprano a los cultos y no les robes a tus hijos ni un minuto de lo que recibirán de sus maestros y líderes. Por otro lado, si eres un pastor y tienes muchos niños en la Iglesia considérate un hombre afortunado. Invierte en ellos. Invierte en los programas. Invierte en las estructuras. Créeme, cada chico vale la pena.
No son estorbos… ni son carnadas… son oportunidades.
No las echemos a perder.

Por cierto, yo personalmente me siento orgulloso del equipo de maestros de nuestra iglesia. Valen su peso en oro. Que Dios les siga usando.

 

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “¿Estorbos, carnadas u oportunidades?

  1. Excelente, y bien dicho con “oportunidades”, cosa que lleva a “probabilidades”, ya que no hay certezas, claro, mientras mejor sea la educacion mayor la probabilidad que sea un buen siervo.

    Me recordo a “instruye al niño en su camino y aun cuando sea viejo no se apartara de el”, es muy cierto cuando la educacion es constante (como dijo no solo 3h por semana) y sincera, porque no se basa en religion sino mas bien en despertar la conciencia (que necesita de la critica y la duda, para que encuentre las respuestas en la Biblia y no se deje engañar por el mundo).

    Excelente post, me dejo pensando bastante haha, hermano le paso un video sobre lo “nuevo” (mas bien no muy popular) en educacion http://www.youtube.com/watch?v=AZ3JmuaUrxs&feature=youtu.be

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s