Certeza en la incertidumbre…


Antes que nada, muchas gracias a quienes están orando por la salud de Camilita Guadrón, hija de David y Carolina. Como te imaginas, ha sido un fin de semana difícil para el Chief y su familia en todo el sentido de la palabra… el diagnóstico final todavía no ha sido emitido por los médicos. Los temores son muchos aún después de haber eliminado la sospecha de que hubiera un tumor el el cerebro… pero las posibilidades en el Rey son mayores. Mañana Lunes es un día determinante para diagnosticar. Por favor, sigamos intercediendo ante el Rey…

Esta tarde, al estar orando con los Guadrón por Camilita pude ver -una vez más- lo espantoso que es la incertidumbre… eso que los diccionarios definen como la ausencia de conocimiento seguro y claro sobre lo que en realidad está pasando. Lo único claro en la incertidumbre es la conciencia de que uno carece de control… que uno ya no está al mando ni determina la manera en cómo los eventos terminarán. Regularmente no consideramos la carencia de control como algo grave cuando las circunstancias no son de riesgo, pero percibir nuestra falta de control se vuelve apabullante cuando lo que amamos está en peligro. Se que lo has visto en otros o quizás lo has experimentado antes… hablo de esa horrible sensación  de inseguridad que aparece cuándo la salud de un hijo se ve amenazada y no sabes qué hacer… cuándo no sabes si continuarás en tu empleo y no tienes idea de cómo llevarás el sustento a tu casa o cuándo aquello que amas (o en lo que confías) se ve en la clase de riesgo grave que te hace temer “lo peor”.
La incertidumbre es capaz de carcomer el alma y socavar la fe del más fuerte.
Pero, para los creyentes, la incertidumbre no tiene la última palabra.
Para quienes seguimos al Rey, hay certeza en medio de la incertidumbre.
Piénsalo. Si bien es cierto que en la vida encontraremos situaciones graves en las que no tenemos el control, también es cierto que la incertidumbre puede ser apaciguada por la certeza que tenemos cuándo volvemos a ver y nos encontramos con la realidad de que el Rey está sentado en su trono… y tiene control. Él es poderoso… más poderoso que cualquier circunstancia -conocida o no- que enfrentemos. Él nos ama y quiere lo mejor para nosotros… su amor no puede ser comparado ni en intensidad ni en profundidad con ningún compromiso o relación humana por mucho que lo intentemos. Él es sabio… y su sabiduría excede nuestra capacidad de toma de decisiones al punto que la Palabra declara que sus pensamientos son más altos que nuestros pensamientos así cómo los cielos son más altos que la tierra. Tiene poder, amor y sabiduría.. él es bueno. Entonces, cuándo clamamos por misericordia a un Dios poderoso, amoroso y sabio tenemos la certeza de que todo terminará bien.
En la incertidumbre, hay certeza.
La certeza de que Dios está en control.

Esta noche te pido que redoblemos nuestras oraciones por quienes amamos y que actualmente se encuentran en incertidumbre. Como una petición personal te pido que ores por los Guadrón… no es un secreto que considero al Chief como un verdadero hijo (como aprendimos hoy al estudiar 1 Tesalonicenses con VidaNueva), por lo que mucho te agradeceré que los conozcas o no, les hagas un espacio en tu tiempo de oración.
Hay certeza en la incertidumbre.
Esta noche me acuesto con la certeza de que Dios está en control.
No hay nada mejor que eso.

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s