Ser papá no es fácil…


Mañana domingo 17 de Junio se celebrará en casi todos los países el Día del Padre… desde ya te digo a ti que eres papá: ¡Muchas felicidades! Cómo te mencioné el otro día, te animo a que no dejes pasar este día tan especial sin pensar en tu Padre celestial… digamos que si hubiera un Día Internacional de Dios me imagino que este sería el ideal para celebrarlo. ¿No crees?

Esta noche también quiero añadir algo muy personal… de mi mente y mi corazón para ti que eres papá y tienes dificultades siéndolo. Te animo a darte cuenta que “ser papá” es el honor más grande que se nos pudo conferir a los hombres sobre este planeta… la responsabilidad de representar ante los ojos humanos el peso trascendente de quien forma y modela las vidas de otros. Por eso te animo a que abraces este llamado con hombría -he aquí algo que no admite poses que no sean muy masculinas- y que no te satisfagas hasta haber hecho lo mejor posible con las circunstancias que tengas… por imposibles que parezcan.

Ser papá no es fácil. Punto. Al menos, ser un buen papá no lo es. Yo mismo siento la enorme responsabilidad con los tres hijos a quienes el Rey me puso a formar. En carne propia veo la cantidad de oportunidades en las que puedo dejar de ser un ejemplo para ellos… o la enorme multitud de voces que me distraen para no enseñar continua y correctamente la forma en la que deben vivir la vida. Veo lo fácil que es para todo el mundo criticar a un papá… cómo todos dan por sentado que “es normal” o “es natural” vivir a la altura de este llamado espiritual de magnitudes gigantescas. Piénsalo. Incluso el papel de un mentor es en realidad el papel del sustituto de un padre (ese fue su significado original en la historia griega, ¿recuerdas?)… y mira como resulta tan fácil abandonarlo por el falso rol que ahora se ha elaborado para los padres de nuestros días. Yo entiendo que estoy para encauzar a mis chicos para que vivan de manera digna del Rey, ni más ni menos… y eso, no es tarea fácil.

Si no eres papá -especialmente si eres mamá- te animo a que animes a los padres que están a tu alrededor. Yo he tenido la dicha de tener en Patty mi principal apoyo en esto de ser papá… y aún así no es fácil. No puedo ni imaginar cómo lo hacen aquellos que no tienen un soporte incondicional de parte de sus esposas… ni puedo pensar en lo infernal que será tener a alguien tratando de subvertir el delicado trabajo que Dios nos ha encomendado. Me parece casi imposible -y digno de mucha admiración- a quienes han tenido que criar a sus hijos sin una esposa que funja como ayuda idónea.
Simplemente admirable.

Si eres uno de los papás que “están tratando”, con todo mi corazón te animo a que sigas adelante. Si has dejado de tratar, te ruego que despiertes y te apropies de lo que creo que es la mejor oportunidad que hay en la vida: el privilegio de ser papá.
Privilegio para el que, ciertamente, no es fácil estar siempre a la altura debida.
No sé si recibirás un regalo del Día del Padre… pero estoy seguro que en el cielo tendrás una recompensa de Aquel que entiende lo difícil que es ser Padre.

 

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s