Materialitis…


No, no me refiero a una actitud de amor hacia lo material -dinero, joyas, posesiones- sino a un mal que he visto inunda a las iglesias de nuestros días.
Te cuento.

Estas ultimas semanas hemos estado trabajando arduamente en la edición final de la versión renovada de nuestro sistema de discípulado. Son muchos los que han metido sus manos en detalles de toda índole, especialmente en el duro trabajo de revisión de estilo, redacción, gramática, etc. …más tiempo aún hemos invertido en el levantamiento de los artes para la impresión (en los que todavía estamos “verdes” como decimos en El Salvador) …a esto súmale la labor de cotizaciones y contracotizaciones en imprentas y todo lo relacionado con la producción física de lo que llegará a las manos de discípuladores y discípulos en MetroAmérica 020 durante los próximos años. Preveo que tendremos buenas herramientas para el discípulado. Y luego pienso …hmmmm …tanto trabajo y lo que tendremos es precisamente eso: “herramientas”.
Si no se usan con destreza, las herramientas son solo eso …herramientas.

Como me dijo Darío González hace unos pocos días -Darío es un querido amigo y consiervo que ministra en Rumania- la transferencia de vida no la realizan los sistemas. Tampoco sucede automáticamente por la presencia de buenas herramientas. Seria como decir que una buena sartén es capaz de cocinar un banquete por sí solo …o que un pincel de de buena calidad es capaz de producir espontáneamente una obra maestra sobre un lienzo en blanco. Es obvio que se necesita del Chef experto o del pintor consumado para que sucedan los resultados anhelados. De igual forma, el discipulado lo realizan las personas …la vida que se transfiere es la que uno tiene. No hay “vida” en unas herramientas. Si el discipulador no tiene vida genuina, de calidad, que tenga significado real en el mundo espiritual, no importa el material que use, será imposible que reproduzca la vida de Jesús en nadie más.

A través de los años he visto como muchas iglesias y ministerios padecen de “materialitis”…la creencia de que los materiales de estudio -en seminarios, escuelas dominicales, procesos de discipulado, métodos de evangelismo, capacitaciones ministeriales …o lo que sea- son la clave para lograr los resultados espirituales que se quisiera producir. Pastores y líderes asisten a incontables seminarios y capacitaciones, recopilando cuanto papel les cae en las manos, esperando poder usarlos “para hacer el ministerio”. Para ser honesto, algunos lo logran, otros no. Algunos lo necesitan, otros no. A algunos estos materiales les sirven de guías, a otros les sirven de sustitutos del Espíritu Santo (o de intento de sustitutos del Espíritu).

¿Estoy en contra de usar “materiales” de enseñanza? ¡Por supuesto que no! Sería insensato que lo estuviera e invirtiera tanto trabajo y energía en producir tantísimo material de discipulado y desarrollo de líderes …y que por tantos años lo hubiéramos regalado a tantos pastores y líderes en tantas iglesias Lo que si estoy en contra es de la actitud de complacencia que algunos tienen hacia la preparación personal con Dios y el abandono de la responsabilidad que un ministro tiene -laico o a tiempo completo- de cultivarse y crecer para que “el material” sirva de canal para derramar en otros lo que Dios ha formado dentro de él. Los “materiales” de estudio son eso …canales …nunca jamás son “la fuente” del proceso de formación de otros. Si el discipulador no es un seguidor de Jesús, no podrá desafiar a otro a que siga al Rey. Si el capacitador no es capaz en el área que capacita, no será capaz de capacitar a los que vienen tras de él.

¿Sabes?, no hay sustituto para “la vida” que Dios te infunde al estar a solas en su Palabra. He aprendido muchísimo de muchos …y he estudiado y aprendido muchas cosas en libros, lecturas, cursos y actividades semejantes; pero sigo pensando que en único libro que es vivo y eficaz -y que es eficaz para dar vida- es la Palabra de Dios.
Si estas en el ministerio, cuídate de la materialitis.
Si das clases de Escuela Dominical, usa los materiales que sea, pero asegúrate que solo te sirven para transmitir lo que Dios te está enseñando en la Biblia.
Si eres discipulador, no te contentes con dar una lección enlatada.
Si eres un predicador, -por el amor de Dios- no bajes tu sermón de internet, ni lo copies de otro pastor.
Piénsalo. Si no transmites vida, transmites muerte.

Allí te dejo la inquietud…

Nos vemos mañana.

2 pensamientos en “Materialitis…

  1. Es muy cierto lo que dijo el hno. Dario Gonzalez, creo que si no hay un verdadero compromiso con el Señor de parte del que realiza el trabajo de discipulado no se alcanzara el resultado esperado. Siento en mi corazon que necesitamos “ver” con los ojos espirituales la “Grandeza de Dios”, enamorarnos del Señor, anhelar su presencia, buscarle, asi como el ciervo que brama por las corrientes de las aguas, volver a la cruz y ver al Salvador clavado por nosotros y derramar nuestra alma delante de el… el materialismo????… raiz de todos los males , es el amor al dinero, por lo cual muchos “se desviaron”…. Necesitamos enfocarnos en el Señor, buscarlo a solas, en el desierto, humillarnos en su presencia y reconocer que el es Dios, es EL SEÑOR. Afinar el lente para ver al Señor y olvidarnos por un momento de todos los afanes que nos alejan de el, que distraen nuestra mirada, desde el niño de la clase biblica, hasta el anciano .
    He orado para escribir esto, El Señor conoce mi corazon y el deseo de transmitir vida a aquellos que estan a mi lado, he buscado morir a mis deseos y he tratado de reflejar a Jesus …. a veces siento que todo es en vano (lo dijo llorando), no quiero impresionarte, no me sirve de nada, pero eres mi pastor y se que puedo hablar con franqueza, lo que he visto es que cuando creo que no hay fruto, busco al Señor, le expongo mi causa, clamo, ….espero…. y el me sorprende, comiezo a ver un pequeño retoño que aparece y me llena de gozo ver que : uno sembro, otro rego , pero Dios es el que da el crecimiento…. Busquemos su presencia, reguemos con oracion, cuidemos las ovejas, alimentemosla con los pastos delicados, que tienen “poder “, llevemos el rebaño a las aguas y veremos aqui La Gloria de Dios.. Bendiciones mi hno. que Dios me lo siga usando para engrandecer el Reino de los cielos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s