Einstein tenía razón…


Cómo te dije en alguna ocasión en el pasado, se le atribuye a Einstein la frase que reza “los problemas no pueden ser resueltos en el mismo nivel de pensamiento en el que fueron creados” Ya sea que haya sido él afamado científico quien lo dijo o que haya sido alguien más, a mí me parece extremadamente acertado …lo veo que sucede por todos lados a mi alrededor: en el ministerio, en la vida, en las finanzas, en mi matrimonio …aun algún momento las circunstancias se entrampan, y se hace muy complejo salir del atolladero -ministerial, matrimonial, monetario o lo que sea- y se hace entonces necesario dar un salto en la manera de pensar y considerar las cosas para lograr una perspectiva diferente.

Esta noche comencé a leer un libro -prestado por la gentil cortesía que el Chief David Guadrón- que habla precisamente del cambio…(el nombre en español sería “Dirigiendo el Cambio”) y creo que me viene de perlas su lectura a las puertas de muchos cambios que la Iglesia, la manera de hacer ministerio y aun yo mismo debemos realizar en los próximos meses y años. ¿Cómo se da liderazgo a una iglesia que está “muy” viva y por lo tanto está en constante movimiento y cambios? ¿Cuanto cambio es natural? ¿Cual es necesario? ¿Cuando? ¿Que tan rápido? Digamos que esta noche estoy mucho más ocupado en leer -y tratar de digerir lo que leo- que en escribir …por lo que seré muy breve en este post. Sin embargo, al considerar el pensamiento con el que abrí estas líneas, debo preguntarte: ¿Tienes problemas? ¿Estas tratando de resolverlos pensando de la manera en la que pensabas cuando te metiste en ellos? O …¿has llegado a la conclusión de que debes cambiar tu manera de pensar para resolverlos?
Creo que Einstein tenía razón.
Digamos que era …hmmm …capaz de resolver alguno que otro problema difícil.
Quizás podríamos usar su conclusión para atacar algunos de los atolladeros de nuestras vidas: los problemas no pueden ser resueltos en el mismo nivel de pensamiento en el que fueron creados.

Te dejo la inquietud,

Nos vemos mañana.

3 pensamientos en “Einstein tenía razón…

  1. Hno, muchas veces cuando las estrategias de afrontamiento ordinarias fracasan aparece un sentimiento creciente de indefensión que dificulta la búsqueda de nuevas soluciones. Disminuye la posibilidad de alivio, el problema empieza a parecer insoluble y la ansiedad o la desesperación pueden llegar hasta niveles paralizantes. – GRACIAS POR SUS POST- Bendiciones.

  2. Julio se debe entender que para resolver ciertos problemas se deben tomar decisiones y acciones radicales que bajo circunstancias normales la logica no te las sugiere. En cierta materia nos indicaban salirte del cubo (problema) para verlo desde afuera con otra perspectiva. Gracias, sabes Dios te utiliza muy seguido para colocar en tu escritura o palabras la direccion que a veces uno busca. Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s