Cristianismo “de choque” y doctrina…


Entre todas las cosas que hago cada semana, uno de los tiempos que más disfruto es la hora en la que David -Chief- Guadrón y este servidor contestamos preguntas “en vivo” a los radioescuchas, en Radio Progreso (90.5 FM) cada miércoles de 4 a 5 de la tarde. Me gusta por el ambiente relajado que siempre hemos disfrutado al interactuar con los diferentes DJ’s anfitriones con los que hemos realizado este segmento -además de que hacer equipo con Chief es más que excelente-… me gusta por la dinámica de no saber nunca lo que nos van a preguntar… me gusta por la oportunidad de abrir la Biblia con muchísima gente por todas partes en El Salvador y en lugares lejanos (¡ahhh… las ventajas de Internet!) y al abrirla permitir que sean los capítulos y versículos de la Palabra los que satisfagan las inquietudes del corazón y la mente de quienes nos llaman o escriben… y me gusta por la oportunidad de “influenciar” aunque sea en pequeña escala a la Iglesia de nuestros días.

Esta tarde, mientras el Chief y yo contestábamos algunas preguntas de índole doctrinal (¿Es la Iglesia Católica la Gran Ramera? y ¿Se debe bautizar en el nombre de Jesús o en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo?) fue evidente el deseo de polemizar que algunos creyentes tienen acerca de sus convicciones doctrinales. En pocas palabras: algunos quieren pelear y demostrar que tienen la razón. Punto.
Triste… ¿no crees?

Lo más triste del caso es que estos últimos días he observado lo mismo en diferentes personas y en diferentes circunstancias… he notado como algunos se acostumbran -y hasta se deleitan- en practicar un cristianismo de choque…  su espíritu está presto a debatir, confrontar, colisionar, chocar, y demostrar tan testarudamente como les sea necesario que “su punto” es el correcto… de hecho, están tan interesados en demostrar que su sistema teológico es “el bíblico” que llegan al punto de usar expresiones subidas de tono (incluso desde los púlpitos) para mostrar la validez de sus argumentos.
¿Cómo ir en contra del espíritu de Jesús para demostrar que uno está en lo correcto?
¿Dónde quedó la instrucción de Pablo a Timoteo sobre no ser contenciosos?
¿Qué hacemos con aquello de que el siervo de Dios debe ser “amable para con todos”?
¿No dice ese mismo pasaje que uno debe corregir con mansedumbre?
¿Dónde fue que nos perdimos?
No entiendo. Sinceramente… no entiendo.

¿Te ha pasado? ¿Te has encontrado con creyentes de otras iglesias (o de tu iglesia) que siempre están queriendo discutir sobre un punto doctrinal sacado de proporción? ¿Eres tú uno de esos creyentes? ¿Eres un cristiano que vive su cristianismo siendo “de choque”? Espero que no sea ese el caso. Lo peor es que, la mayor parte de las veces, quienes lo hacen son “repetidores” de los conceptos aprendidos en una clase de teología sistemática (desde una cátedra de seminario, un púlpito de la Iglesia o una lección de doctrina impartida a nivel personal) y no “transmisores” de lo que el Espíritu Santo les ha enseñado en su propio estudio de las Escrituras. Me pregunto si Pablo pensaba en gente así cuando dijo a Timoteo sobre quienes se terminaron apartando de la fe “queriendo ser doctores de la ley, sin entender ni lo que hablan ni lo que afirman”

La fe debe defenderse… claro. Pero debe hacerse con mansedumbre. A veces no estamos en lo correcto… claro… y no debemos ser tan arrogantes de creer que “lo entendemos todo y podemos dar todas las respuestas”. Cuando era un jovencito inmaduro -con mucho conocimiento, pero inmaduro- me costaba aceptar una realidad que ahora me es muy evidente. Por eso ahora lo digo abiertamente… no tengo todas las respuestas… solo se que la Biblia sí las tiene. No entiendo todos los versículos… sólo sé que cada uno de ellos tiene razón. La Biblia es la verdad… sus palabras (no un sistema que analiza sus palabras) es la verdad… y estoy haciendo lo mejor que puedo para conocer la verdad. Se diferenciar una falsa secta de la verdad… claro… y creo que puedo entender la mayor parte de posturas doctrinales… se con quienes estoy de acuerdo y con quienes estaré siempre en desacuerdo; pero nada -nada, nada, nada, nada- me avalará nunca (ni te avalará a ti, ni a nadie) a justificar tras el velo de defensores de la fe un espíritu contencioso.

Esta noche te animo a que sí creas con pasión lo que crees… y a que sí bases todas tus creencias en el texto de la Escritura y no en los sistemas teológicos humanos. Pero que, una vez que tengas conocimiento y pasión, también tengas la madurez para manejar ambos elementos. En el nombre de Jesús: No seas un cristiano de choque.
Es… sencillamente antibíblico.

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “Cristianismo “de choque” y doctrina…

  1. Si que tremendo a veces lo mejor es quedarse callado ante las necedades de algunos, me ha tocado muchas veces ante personas adventistas aca porque tampoco las voy a ridiculizar ante otros aunque se que no tienen la razon en una ocasion solo lei un pasaje de la biblia que se me vino a la mente y las personas se quedaron calladas y el adventista (por asi llamarlo) solo siguio insistiendo en su creencia, tremendo pero si ellos no quieren abrir sus ojos no podemos hacer nada, es una situacion dificil, bueno para mi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s