Todo o nada…


No quieto terminar este fin de semana sin compartirte un par de pensamientos adicionales …inquietudes… que están en mi cabeza y en mi corazón sobre la triste realidad de los cristianos profesantes; hablo de aquellos que se llaman cristianos -y se creen cristianos- pero realmente no lo son… no tienen vida espiritual verdadera en ellos. Como te dije anoche, esta mañana Steve y yo compartimos a VidaNueva en 1Pedro una serie de principios que nos orientan en cuanto a la realidad de la existencia de nuestra vida espiritual… o de la inexistencia de la misma.  Estoy convencido de que este es el tipo de mensajes que un predicador debe abordar con toda la gracia que le sea posible… evitando “ser pesado” de manera intencional, pero intencionalmente conservando cada onza del peso que el texto en sí trae. Es que, creo que pocos conceptos -principios, leyes espirituales- son tan importantes como aquellos que nos ubican en el camino de la verdad y eliminan los márgenes de error en cuanto a la salvación eterna de nuestras almas. Como pastor, me aterra (y uso el término muy a propósito) en las consecuencias a nivel individual y general produce el error de apreciación sobre la fe personal en cada uno. Creo que podría escribir un libro al respecto… pero esta noche apenas te expongo un par de mis inquietudes.
Acá te van:

  1. A nivel individual, me inquieta la realidad personal de aquellos que creyendo que conocen a Jesús, están engañados porque han dado los pasos mecánicos de lo que -ahora creemos- es el cristianismo. Si la decisión más importante de tu vida es entablar una relación con el Rey que te permita estar con él por la eternidad -con el perdón de pecados y todo el paquete de beneficios incluido-, el error más letal es pensar que “todo está arreglado” con Jesús y darte cuenta demasiado tarde que tu seguridad estaba basada en una experiencia falsa. Las consecuencias directas en la vida de un cristiano profesante son funestas… falta de poder, ausencia de gozo, desesperanza, incapacidad de ver las cosas como Dios las ve. Un creyente profesante regularmente es una caricatura del cristianismo real… y trata de compensarlo en su propia fuerza…lo que sólo causa más complicaciones. Las consecuencias eternas de la falta de vida espiritual en un cristiano profesante es que terminará en el infierno… y no se ha dado cuenta de que va para tan espantoso lugar. Por eso, si el cristianismo de alguien es a medias, esta persona está en graves problemas.
    La relación personal con el Rey es todo o nada. Punto.
  2. A nivel general, me inquieta -y lo dije esta mañana a VidaNueva- que la creencia de que una decisión “a medias” es suficiente para considerarnos cristiano esté tan generalizada en todos los ámbitos cristianos… y que a pocos inquiete que las iglesias se encuentren tan llenas de “decisiones a medias”. Pensamos que uno puede tener un compromiso a medias (mostrar una fidelidad a medias, creer a medias -el tipo de creencia en la que Jesús es uno más de muchos elementos que, a veces, rayan hasta en lo supersticioso- procurar la santidad a medias, ofrendar a medias…) y esperar que Dios nos de una salvación completa. Ahora, entiendo perfectamente que nadie es perfecto, que seguimos siendo pecadores, que los efectos de la antigua naturaleza caída están aún presentes, que el crecimiento es un proceso, que la relación con Dios es por gracia, que nuestros méritos no nos ganan el favor de Dios… lo entiendo perfectamente… lo veo en mi vida y en la de aquellos a quienes amo y ministro… lo que no entiendo es que usemos todos esos argumentos para justificar un compromiso a medias con el que es el Rey de todo lo creado y que demanda el todo de nuestras vidas. Entiendo menos que permitamos que este tipo de actitud domine el estilo de vida cristiano de nuestros días enturbiando el concepto mismo de dominio absoluto que el Reino lleva consigo.
    Piénsalo. El cristianismo bíblico es todo o nada.

Todo o nada. Quizás te suene demasiado radical.
Pero…¿quien te dijo que el cristianismo es algo a medias?
Allí te dejo la inquietud.

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “Todo o nada…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s