Reflexiones de un cincuentón…


Esta noche quiero hablarte como uno que “ha pasado al otro lado del umbral de… la mitad del siglo”: Hoy cumplí 50 años. A esta etapa que comienzo le dicen la edad de oro, el medio paquete, la despedida de la juventud (si eres latinoamericano sabes lo que es “el mal de la sejuela”), “ya estar pa’ltigre”, “ir cuesta abajo”, haber dejado atrás los mejores años, la entrada a la vejez… sería largo darte una lista de los coloquialismos -a veces acertados, otros no- de entrar una edad en la que la palabra “joven” es más un piropo que una descripción exacta de tu condición y en la que cuando revelas tu edad la gente contesta con un “hmmm… usted no parece” (implicando en el mejor de los casos: “no me habría imaginado que usted esté tan viejo”).
Bueno, ya llegué.
Y no me dolió… todo lo contrario.

Debo confesar que las últimas 24 horas -a causa de mi cumpleaños No. 50- he recibido una sobredosis masiva de cariño y de manifestaciones de amor… sin fingir una humildad que no tengo, debo decir que son inmerecidas… y que cada una de ellas es muy apreciada. Creo que pocas veces he sido tan consciente del significado de la palabra “gracia” como en esta celebración de cumpleaños… tú sabes, entendemos la palabra gracia como el favor inmerecido que recibimos pero a veces ni los predicadores realmente digerimos lo que esto significa. Ser amado por gracia es imposible de demandar y exigir (no le puedes pedir a nadie que “te ame”)… pero a veces, cuando ese amor por gracia sucede, su origen se vuelve irreconocible para nosotros. Piénsalo. Pocas cosas son tan preciosas como el amor recibido por gracia y pocas cosas son tan menospreciadas como la presencia de la gracia a la hora de recibir amor. Como suelo decir de tanto en tanto desde el púlpito, todos necesitamos amar… y todos necesitamos sentirnos amados. Pocos nos merecemos que tantos nos amen tanto. Y a veces ni nos merecemos que alguien nos ame algo.
Nunca pases esto por alto.

Al llegar a los 50 años y ver hacia atrás (¿cómo podría no hacerlo?) veo la gracia de Dios por todas partes en mi vida… y, a decir verdad, me siento bastante abrumado. No quiero sonarte como conformista, pero hasta este momento he tenido una muy buena vida (no la cambiaría por nada), y no reconocerlo sería pecar de ingratitud contra el Rey que me la ha dado. No me engaño, no hay tal cosa como “mi suerte”… o “la inteligencia en la toma de decisiones”. Al no engañarme escojo ver la gracia de Dios presente a cada paso de las últimas cinco décadas… una gracia inmerecida, sublime y abrumadora. Los padres que él me dio -los mejores que podría tener- con su mezcla de sabiduría, severidad, sensatez, (amén de sus sutiles retoques de humanidad y defectos) fueron un regalo de Dios para mí por su gracia. Esta noche pienso que crecer con mis hermanos -Eduardo, Jorge, Iván y Karen- fue igualmente una manifestación de la gracia de Dios. Lo mismo podría decirte de los grandes componentes que han formado lo que soy: Conocer a Jesús temprano en mi vida… fue por gracia; crecer en una Iglesia en la que se amaba la Biblia sobre todas las cosas… otra expresión de la gracia de Dios. Igualmente, conocí a mi esposa cuando ambos éramos unos críos inmaduros, pero la gracia de Dios se manifestó para conmigo de manera evidente… tengo la mejor esposa del mundo por la gracia de Dios (Patty es “lo máximo”… me es imposible hacerle justicia describirla en sus talentos y habilidades o en el tamaño de su corazón para el Rey y para mí). ¿Y qué decirte de mis hijos…? imperfectos, pero preciosos… ¿cómo podría no ver la gracia de Dios conmigo al contemplarles? Tengo los mejores amigos que uno pueda desear… los mejores compañeros de ministerio… tengo el privilegio inmerecido de dedicarme a hacer lo que me apasiona… veo la gracia de Dios en el ministerio que él me ha encargado… pastoreo una iglesia que -si no fuera por su gracia- no sería el cuerpo de creyentes que está creciendo para el Rey… tengo el mejor propósito que la vida pueda ofrecerle a un ser humano… y entiendo muy claramente que no he hecho nada para merecerlo (y conociéndome sé que he hecho muchas cosas para no merecerlo)… así que tengo que concluir que todo, absolutamente todo es por gracia.
Quizás no estés cumpliendo 50 años estos días… pero ¿no ves tú la gracia de Dios en tu vida?
O ¿Crees que eres lo que eres porque te lo has ganado?

Este día vi la gracia de Dios y el tremendo cariño de amados hermanos diseminados literalmente en todo el planeta… quienes, ayudados por la eficiencia de las redes sociales, llenaron mi tanque emocional de cariño con suficiente combustible como para andar un buen trecho.

Gracias a todos por su amor.
Espero tener energías para seguir dando qué hacer un buen rato.
Mañana inicio el segundo medio paquete… y sé que por la gracia de Dios será al menos tan bueno como el primero.

 

Nos vemos mañana.

4 pensamientos en “Reflexiones de un cincuentón…

  1. NO HABLO NI ESCRIBO TAN BONITO COMO USTED, ESTIMADO PASTOR, AUNQUE SEA TARDE DESEO QUE HAYA PASADO UN FELIX CUMPLE. NO DUDO QUE USTED ES UNO DE LOS CONSENTIDOS DEL REY.

  2. Sabe una cosa….uste es bien chevere, un Hombre con un AMOR que se le sale por los poros, me aparesco muy de vex en cuando aca en su tan bello “Block” pero este en especial me ha sacado las lagrimas de alegria, me siento gozoza en nuestro Señor de poder llamarlo mi amigo, MI Pastor, sip a pesar del tiempo y distancia lo sigue siendo le doy GRACIAS A nuestro creador por darme la oportunidad de ser parte de su rebaño. Muchas Bendiciones para uste, Patty y sus hijos.

  3. Felices 50 amado Julio! Gracias a Dios que en su gracia ha usado esos buenos años para moverte por las naciones y traerte por raticos fabulosos de pura gracia a nuestra Colombia en donde tanto bien hemos recibido del Rey a través de tu vida. Esperamos que en los 50 que vienen te des varias pasadas más por este País en el que te amamos y celebramos hoy tu vida.

    ¡Qué siga fluyendo toda esa gracia bendita en adelante a través de tu vida y ministerio!

    Tus hermano,

    Sergio Tila e hijo Reyes Osorio

  4. Siento un inmenso gozo en su alegria no solo por compartir el mismo dia de cumpleaños jejeje …si no en ver derramada y reflejada la Gracia de Dios en su vida y mi deseo esque cada dia podamos ver mas y mas de esa Gracia Divina.
    Y que Bendicion para mi vida que me enseñe hasta en el dia de nuestro cumpleaños Pastor.
    La Gloria sea para Dios y su inmenso amor por nosotros!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s