Enfoquémonos: discipulado y visión…


¡Que día! Ni tengo palabras para expresarte mis sensaciones después de una fabulosa reunión de visión con el liderazgo de la Iglesia (a la que llamamos ENFOQUE) y en la que participaron unos 200-225 líderes… todo un sueño hecho realidad. El propósito fue “enfocarnos” en “la” cosa (no dos, no tres, no cinco…sino “una” cosa) que es la que nos mantiene caminando en la dirección correcta: glorificar a Dios por medio del crecimiento de cada miembro de VidaNueva hasta conformarse a la imagen de Jesús. A decir verdad, no usamos palabras tan teológicas… pero Steve y yo sí abrimos la Biblia para desafiar a todos a caminar en una misma dirección espiritual y ministerial. Hubo de todo… momentos de preciosa oración, muy buena adoración, compañerismo, comida (por supuesto… ¿como no?), Biblia, tomamos la Mesa del Señor, compromisos, risas, más comida (cenamos juntos) y hasta hubo tiempo para alguna dinámica… te aseguro que no hay nada mejor que pasar una tarde con un par de cientos de líderes comprometidos y enfocados en la visión que Dios nos ha dado en conjunto.

A pesar de que vimos algunos indicadores numéricos (crecimiento proyectado, fondos necesarios, incremento en la cantidad de ministros, marcos de referencia de tiempo), la visión de VidaNueva tiene muy poco énfasis en cantidades. Creemos que las cantidades -las que sean- vendrán como resultado de la transformación de las vidas individuales de nuestros miembros. Los creyentes en muchos lugares denominan a este proceso de transformación con la palabra “discipulado”… nosotros hemos escogido alejarnos un poco del término y lo hemos sustituido por una letra y un número: S3… (ya te hablaré de esto algún día) pero también nos hemos comprometido a hacer de tal proceso el objeto de todos nuestros esfuerzos. Vislumbramos cientos de vida “cambiando” por el efecto de la Palabra enseñada y modelada por creyentes más maduros… algo que ha pasado consistentemente los últimos 20 años de la Iglesia y que queremos que siga sucediendo hasta que el Señor regrese. Esta noche, los líderes se comprometieron (literalmente, se unieron con un nudo ciego) a hacer de la visión de la Iglesia su propia visión personal. Como pastor tengo muy claro que lo buenísimo que sucedió esta noche no es más que un paso en la dirección correcta para que los que estuvimos allí sigamos creciendo espiritualmente, y que nos acerquemos aunque sea un poquitín más a la unidad de la fe y del conocimiento del hijo de Dios.
En otras palabras, la visión se está cumpliendo en nosotros.
Ahora, solo hay que esperar que se rebalse genuinamente en la vida de otros.

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s