Ciñe los lomos de tu entendimiento…


Esta mañana al estar predicando 1Pedro 1:13-21 a VidaNueva, tuvimos la oportunidad (Steve en el Sitio de Lourdes y yo en Miralvalle y Crowne-Plaza) de enseñar uno de los conceptos más simples y más descuidados entre los cristianos de esta generación: Si no piensas, no creces. Punto.
Te explico. O al menos, comienzo a explicarte.

Este es -en muchos sentidos- uno de los trozos más ricos de la Escritura… tú sabes, uno de esos pasajes que todo predicador honesto está consciente que “no podrá hacerle justicia” a la hora de exponerlo; mi caso no fue la excepción. La idea completa gira en torno del hecho de que ahora somos hijos de Dios, aunque antes no lo éramos… y de que el mantenernos enfocados en las implicaciones de esta relación filial alimentará nuestra esperanza cualquiera lleguen a ser las dificultades o las tentaciones que vengan. Para esto, el Apóstol Pedro señaló la necesidad de “ceñir los lomos de nuestro entendimiento”, imagen verbal que era bastante clara para sus lectores de aquel entonces pero que corremos el riesgo de pasar por alto en nuestro tiempo.

¿Qué es “ceñir los lomos del entendimiento”? La frase describe el acto de recoger los faldones (incómodos) de las vestiduras de los tiempos bíblicos y amarrarlos (o ceñirlos) al nivel de la cintura. De esta manera las piernas quedaban libres para moverse mejor y el “ceñido de lomos” podía usar de su agilidad y de su fuerza con mayor facilidad. Te ceñías los lomos cuando estabas por emprender una carrera o un camino largo (hmmm… una equivalencia moderna sería la de una mujer que quita su “tacones altos”para correr más rápido o para caminar con libertad un trecho largo); de igual forma, te ceñías los lomos cuando estabas por hacer un esfuerzo física que requería de toda tu fuerza. Pedro -entonces- está diciéndoles (si me permites parafrasearle): “ya que saben que aunque son especiales serán probados por Dios, deben preparar su mente y no permitir que nada controle sus pensamientos de manera que la esperanza les mantenga animados hasta el final”.
O dicho de otra manera: la clave de la vida cristiana está en tu mente.

Preparar la mente. No permitir que nada controle sus pensamientos. Tener esperanza. Estos tres conceptos están íntimamente relacionados… lamentablemente debo decir que también son muy descuidados, al punto en que a veces ni siquiera son considerados seriamente en el mundo cristiano actual. Preparas la mente pensando. Punto. De hecho, el término que usa Pedro en el versículo 13 del capítulo 1 al hablar de “ceñir los lomos del entendimiento” es una referencia a los procesos de pensamiento: razonar, entender, conocer, reflexionar, etc; disciplinas a las que ahora les dedicamos tan poco tiempo en nuestras agitadísimas vidas. Son estos procesos -aplicados a la Palabra de Dios- que hacen que nuestra mente sea fuerte y se vuelva sobria. Si no dedicamos tiempo a pensar perdemos la batalla espiritual incluso antes de pelearla. Si no nos preparamos para reaccionar con agilidad y fuerza ante los embates del mundo, de Satanás y de la carne jamás llegaremos al punto de ser creyentes victoriosos.
Como te he dicho antes, no hay nada que sea más cristiano que pensar.
Como también te lo he dicho, es mi temor que pensar sea una de las disciplinas más descuidadas entre los cristianos.

Piénsalo. Tenemos una fe razonable que debe ser razonada. Si no lo hacemos, nuestros viejos procesos de pensamiento (los que nos mantenían siendo “enemigos de Dios en nuestra mente” según Colosenses) toman control y nos embriagan. No en balde 1Juan dice que Dios “nos dio el entendimiento” (usando el mismo término… los procesos de razonamiento y análisis en la mente) para que conociéramos al verdadero. Darte cuenta que no conocerás a Dios por los sentimientos, las emociones, las revelaciones o cualquier otro atajo que quieras usar es extremadamente importante. Si no tomas tiempo para pensar en Dios, si no analizas tu relación con él… si no razonas la existencia de Cielo, Infierno, y no comprendes -en la mejor de tus capacidades- la gracia, la misericordia o el amor de Dios probablemente nunca “conocerás a Dios” como debes ser conocido. Nunca tendrás la fuerza espiritual que debes tener. Nunca mantendrás tu mente sobria… y no tendrás la esperanza hasta el final.

Un cristiano que no piensa, está destinado a ser juguete de sus emociones, prisionero de sus deseos, títere de su carne y víctima de sus propias concupiscencias.
Hmmm… esos son los favoritos de Satanás… puesto que al perder la sobriedad se quedan alrededor y por causa de la debilidad de su mente ¡son tan fáciles de devorar!
No seas uno de ellos.

Pero, ¿por qué los creyentes no dedicamos más tiempo a pensar? Porque no lo creemos importante… o porque hemos mordido el anzuelo de la superficialidad. Pero eso, es algo que dejaré para otra noche de estas… hoy se me terminó el espacio hace ya demasiado rato.
Te deseo un buen día. Y, por favor, no lo termines sin dedicar un tiempo para ceñir los lomos de tu entendimiento.
¿Qué quitarás de tu agitado itinerario de este día para poder lograrlo?
Allí te dejo la inquietud.

 

Nos vemos mañana.

7 pensamientos en “Ciñe los lomos de tu entendimiento…

  1. waoooo gracias por este tan efectiva maravillosa y enriquecedora explicacion de este texto. Me estaba haciendo un 8 . los lomos del entendimiento….!!!!!! Dios le bendiga ricamente.

  2. Amado Pastor hoy quiero agradecerle una vez mas por toda su entrega y le comparto:
    CARTA A UN PASTOR

    Querido Hijo Mío y Pastor de Mi Corazón:

    Sé que te encuentras preocupado y cansado. Has hecho tantos esfuerzos y de repente nada parece tener resultados. Vez estancado el progreso. No me he ido de tu lado y te han visitado las dudas y preguntas.
    Hoy he venido a decirte que estoy contigo. Siempre lo he estado, aún cuando ha parecido lo contrario. Y aunque estés cansado y cargado recuerda acudir a mí y yo te daré descanso.
    ¿Recuerdas aquel momento en que te hice este llamado? Un pastor conforme a mi corazón yo quiero para que apaciente mi rebaño con amor y cuidado. El desafío era fuerte, pero aceptaste mi llamado. Has asumido grandes retos y muchos gigantes con mi poder has derivado. Has caminado en tiempos buenos y malos. Cuando ha habido abundancia y también escasez. Yo he andado contigo, nunca me he apartado. Aún cuando el quebrantamiento te ha querido saturar sientes que ya no podrás. Cuando muchos te han criticado y han cuestionado si en verdad eres mi ungido. Cuando te has sentido fatigado por tantas carreras que has dado tratando de rescatar a mis ovejas del malvado y cruel lobo.
    Yo estoy contigo, ¡no temas! Mi diestra te ha sustentado. Yo he puesto mis palabras en tu boca, te he dado unción y sabiduría. Con mi gracia te he renovado cuando muchos te han dejado y causado heridas tan dolorosas que nadie más puede entender. Tú fuiste planeado y diseñado por mí. Yo te he encomendado esta gran comisión de predicar a las almas, que las cuides, protejas y defiendas. En el campo de batalla yo he ido frente a ti, he peleado por ti.
    Con ese cayado te di mi autoridad para que puedas vencer las obras de iniquidad. Te he dejado mi Santo Espíritui, tú tienes gran estima para mí. Te he otorgado dones y talentos. Cada una de tus lágrimas están en mi redoma. Y aunque muchas veces sientes que no ves nada, que no hay respuestas, que tu vasija está agrietada… En medio de este silencio experimentarás cual nunca antes mi gloria, yo estoy en medio de todo este proceso por el que has estado pasando.
    Hay galardón para ti porque me has obedecido, te has guardado. Porque en mí has confiado y aún sintiéndote sin fuerza no has desmayado y te has esforzado. Y por medio de esta carta quiero recordarte y decirte que ¡TE AMO! Mi corazón se regocija de ese amor y pasión que sientes hacia mí. Toma nuevas fuerzas y ten presente que para mí tú eres un tesoro y eres un gran regalo. Tengo tantas bendiciones reservadas para ti. Cosas que no te imaginas aguardan al tiempo perfecto.
    Sigue cumpliendo con mi voluntad, este desierto pasará, la victoria vendrá ya.
    Con amor Jesucristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s