El tipo de propósito que produce gozo verdadero…


Esta noche en VidaNueva, Dios habló alto y claro. Punto. No se cómo explicarlo de manera más simple y directa. El mensaje salió de la boca de Steve… pero estoy seguro que el origen del mismo fue ni más ni menos que el corazón de Dios. El texto que estudiamos fue uno de esos “que todo el mundo conoce”, hasta el punto en el que la intención original del pasaje se ha olvidado-ignorado-evitado-o-pasado-por-alto-convirtiéndolo-en-una-frase-simpática… tú sabes, hay muchos de esos versículos que circulan el mundo evangélico de nuestros días, como si el Espíritu Santo los hubiera twiteado de una forma aislada sólo para darnos algún tipo de galletita espiritual de la fortuna para que la mastiquemos por unos instantes y luego la olvidemos descuidadamente. ¿Cuál frase?

Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

Como sabes Filipenses 1:21 es la delicia de muchos creyentes que poco o nada entienden entendemos de su significado verdadero. El contexto -toma tu Biblia y léelo- nos da las palabras de Pablo, escritas desde un miserable tullianum pero impregnadas con el maravilloso gozo que sólo tienen quienes han encontrado que el servicio es el propósito de la vida. O como nos recordó Steve esta noche: los dos momentos más importantes de la vida de una persona es cuando nace… y cuando averigua para qué nace.

Si vivimos para Jesús nada puede salir mal… porque la peor cosa que pudiera pasarnos es que muriéramos, y morir… ¡es ganancia! Pero si vives para ti… o para tu fama… o para tu comodidad… o para tu poder… es imposible que morir te sea ganancia. Ir al cielo y estar con Jesús en la muerte es fenomenal… pero casi tan fenomenal es dedicarle la vida a él viviendo para su obra acá en la tierra. ¿Qué escoger?… como nos dijo Steve el asunto no es del tipo de “estar entre la espada y la pared” ya que estos dos extremos tienen connotaciones negativas. Pablo nos presentó más un argumento del tipo de “estar entre la cama y la hamaca”… ¿escogemos la cómoda cama en la habitación con aire acondicionado o la deliciosa hamaca con la brisa natural?… seguramente es una elección difícil. Lo mismo sucede cuando vivir es Cristo. ¿Ir al cielo?… ¡fabuloso! Vivir consagrado a su obra…¡fenomenal! Por eso, la conclusión fue: ¿cómo puede alguien decir que ama a Jesús y no vivir para él solamente? ¿Cómo puedes llamarte cristiano y no vivir para él?
La respuesta es: no se puede.
O no lo amas… o vives para él.
O vives para él… o no lo amas.

No te quito más tiempo… mejor te recomiendo escuchar lo que Dios nos dijo. Da clic acá y  llegarás al archivo (para descargar o escuchar en línea) del mensaje de esta noche.
¿Quien sabe?… Dios pudiera hablarte a ti también.

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s