Zapatero… ¡a tus zapatos!


En exactamente 7 días nuestro país elegirá diputados y alcaldes para los próximos años y es el derecho y deber de cada salvadoreño que se encuentre dentro del territorio nacional el ejercer de acuerdo a los consejos de su conciencia la facultad del voto. Quiero animarte a que lo hagas… ve a votar. Hazlo usando toda la cordura de la que dispones y poniendo en Dios la esperanza de que quienes salgan electos hagan de nuestra sociedad un lugar más digno para la vida humana y más abierto para la expansión del Reino de Dios. ¡Que el Rey socorra a nuestro país y bendiga a quienes vivimos en él dándoles de su salvación y su sabiduría a quienes dictarán las leyes que regirán nuestro futuro y administrarán las ciudades en las que nuestros hijos están creciendo!
Por las autoridades hay que orar.
A las autoridades hay que someterse.
A los gobernantes hay que honrar.
Pero no seamos ingenuos creyendo que tienen la solución de la vida en sus manos.

Si me conoces, sabes que no creo en la política partidarista… por supuesto que tengo convicciones sobre como la polis debe manejarse en el ámbito social, económico y administrativo, y puedo decirte que las que tengo son firmes y han sido pensadas detenidamente…  también puedo asegurarte que no están alineadas con ninguna de las estructuras políticas que se ofrecen como opciones en este sistema de cosas. Oro por nuestros gobernantes -y lo hago con gusto- pero no soy ingenuo en cuanto a sus capacidades para resolver el conflicto social-económico-moral-estructural endémico en el que estamos sumergidos. Sé que quienes salgan electos en esta ocasión tampoco tendrán la solución en sus manos (por mucho que así lo promuevan)… pero oraré por ellos cuando les toque el turno de hacer su intento. Todos necesitamos misericordia… y, afrontémoslo, los gobernantes de cualquier país encabezan la lista de quienes urgen de ese regalo celestial.

¿Por quien votaría yo? Bueno, aunque soy muy abierto con decir lo que pienso sobre casi cada aspecto de la vida, mis creencias en esta área no las comparto nunca en público. Es que, creo que es inapropiado para un pastor salirse de su terreno (¿rebajarse?) y cruzar una línea demasiado obvia que le separa del mundo. Para el registro: No respeto a los pastores que así lo hacen… menos a los que se manifiestan públicamente sobre un partido político sabiendo (o deseando) sacar provecho personal (o ministerial) para sí mismos. Creo que hacerlo es prostitución espiritual de la peor calaña… y me siento avergonzado cuando veo que algo así sucede. Es vender la fe al precio de un perro o de una ramera. Sinceramente, no entiendo como dicen creer que Jesús es la respuesta y luego proponen (abierta o veladamente) una ideología política. Piénsalo. Si un religioso cree que la política es la respuesta, que se salga de la religión y se meta a la política… pero que no haga política partidarista desde su púlpito religioso… o, yo añadiría, desde “sus púlpitos” radiales, televisivos, o cibernéticos.
Es simple: Zapatero a tus zapatos.

El otro domingo ve a votar.
Hazlo tan sabiamente como puedas.
Y luego ve a la Iglesia y continúa tu proceso de crecimiento para que hagamos de esta realidad un mundo en el que el Rey pueda brillar de mejor manera.
Jesús es la respuesta. Punto.

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s