Algunos pensamientos sobre la piedad…


Piedad, una palabra que poco usamos en nuestro castellano actual… y cuando lo hacemos tiene más la connotación de “lástima, misericordia y conmiseración” que del significado primario del término. Al estar preparándome para enseñar este Jueves y Viernes la serie Sin Atajos en VidaNueva, algunos pensamientos andan rondando mi cabeza y me gustaría dejarlos plasmados esta noche en este post… quizás con “pasar la noche en esta página” tales pensamientos maduren un poco para ser usados en mi enseñanza de esta semana. Te advierto que aún son ideas sueltas, de esas que constituyen más una maraña de conceptos y conatos de noción en la mente de algún aspirante a predicador novato que un argumento contundente en los labios de un expositor bíblico.
Pero, para lo que te puedan servir, acá te van:

  • La piedad se define como una virtud que afecta nuestras acciones hacia Dios y hacia los hombres. La Real Academia de la Lengua dice que es “la Virtud que inspira, por el amor a Dios, tierna devoción a las cosas santas, y, por el amor al prójimo, actos de amor y compasión”
  • Los griegos usaban el término EUSEBEIA… un compuesto de raíces que significan “Devoción por lo bueno”. Era mucho más que la simpatía por lo que se debía hacer… e implicaba el compromiso con hacer lo bueno por la simple devoción a “lo bueno”.
  • Más de alguien ha definido la piedad como “lo que la religión debería ser pero que no es” (hmmm… muy interesante)
  • La piedad es entonces cultivar una vida con valores como Dios los tendría si fuera hombre. No es de extrañarnos que “El Misterio de la Piedad” en 1Timoteo 3:16 describa a la encarnación de Dios en Jesús y su vida mientras estuvo en la tierra.
  • Cristo “a su tiempo murió por los impíos” para enseñarnos a que, “renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente”.
  • Nadie es piadoso de manera natural… la piedad no la produce el tiempo, ni la edad, ni la buena educación, ni la sana instrucción teológica. La piedad se logra sólo por el ejercicio de una vida espiritualmente disciplinada.
  • La piedad bíblica demanda un absoluto… y ese absoluto es Dios. No puedes ser “piadoso a tu manera”.
  • Dios nos pide vivir piadosamente; la Biblia afirma que la piedad vale la pena porque funciona tanto en esta vida como en la porvenir. El sistema del mundo nos dice que la piedad es una soberana tontería… especialmente si coarta la libertad individual de escoger si algo es bueno o malo. El conflicto filosófico sucede alrededor de decidir si alguien debe escoger la piedad bíblica y satisfacer a Dios o debe escoger satisfacerse a sí mismo (y ser “un impío”); este conflicto se pelea en cada trinchera mediática, política, social y religiosa del mundo… incluyendo nuestros hogares e iglesias. En el momento de escribir estas ideas, el tema de moda en nuestro país es el porqué los matrimonios homosexuales son incorrectos o porqué se debe permitir el matrimonio entre homosexuales o lesbianas y no “restringir la moral social con valores religiosos que deben ser personales”. En otros momentos, las bombas y las piedras han sido arrojadas en otras áreas… y en el futuro, estoy seguro que las discusiones aún se tornarán más complejas. Piedad o impiedad… ni más ni menos que el viejo conflicto entre el bien y el mal llevado a niveles filosóficos.

Esta noche te animo a que consideres cual es la posición que realmente tienes en tu vida. O estás por la piedad… o estás por la impiedad. No hay términos medios, no hay terreno neutro y no hay la posibilidad de jugar a dos bandos. Te advierto que estar a favor de la piedad te hará impopular y que -junto con millones que lo han hecho durante la historia- te tocará pasar por algún grado de sufrimiento, trabajo y oprobios.
Tú decides.

Como te dije, sólo son pensamientos sueltos… espero que germinen en ideas fructíferas que tomen forma en Noche de Jueves y Viernes (en los 3 campus) esta semana.
A propósito: ¡Que tengas un día piadoso!
La única alternativa es… hmmm… demasiado impía.

 

Nos vemos mañana.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s