Sobre la necesidad de ser ejemplos…


En Noche de Jueves/Viernes este fin de semana, en el marco de la serie titulada “Sin Atajos” estaremos estudiando el texto de 1Timoteo 4:12; uno de los pasajes más conocidos entre los jóvenes cristianos de todo el mundo. El versículo literalmente dice:

Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. 

Es claro. La vida de aquel que es considerado “un buen ministro de Jesucristo” está marcada por su capacidad de establecer el ejemplo para quienes le rodean… incluso para quienes son mayores que él. Siempre he pensado que lo curioso del texto es que no es un mandamiento a los mayores (no dice “tomen ejemplo del más joven”) sino a Timoteo… la responsabilidad recae completamente en aquel que ha sido llamado a ministrar. Punto.

El término griego para ejemplo es tupos (nosotros lo pronunciaríamos “typos” o “tipos”) y -de manera interesante- tiene su raíz en lo que llamaríamos troquel, una pieza de torno en la que se sacaban patrones a base de golpes… sugerente ¿no? El resultado de usar ese troquel es lo que se conoce como el tupos, la impronta o marca que generó el uso de golpes sobre la superficie a cortar y moldear. Quienes llegan a ser ejemplos son aquellos que han sido troquelados a la imagen de Jesús… los excedentes de su personalidad ya fueron removidos a base de golpes, formando así un patrón o molde que puede servir al estar en contacto con otros. No es fácil… no es agradable… no es simple… no sucede de la noche a la mañana… no es popular y ciertamente no es algo que surge naturalmente.
La disciplina es -una vez más- algo necesario para ser ejemplo.

Este amado mundo cristiano necesita ejemplos de Jesús. No me refiero a conocedores de Jesús… ni a predicadores de Jesús… no promotores de Jesús… y ciertamente, no estudiantes teóricos de Jesús. Necesitamos tupos. Ejemplos que tengan el modelo de Cristo en sus vidas de manera que los demás puedan compararse, medirse, proyectarse y formarse. El texto nos da algunas de las áreas en las que debemos ser cortados con el molde de Jesús (palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza)… cada una de estas áreas son trascendentales… dignas de ser estudiadas detenidamente, por lo que dejaré esa tarea para más adelante.

En una escala del 1 al 10… ¿eres ejemplo? ¿Estás siquiera tratando de serlo? ¿Qué han producido en ti los golpes de la vida? ¿Cuántos tupos encuentras a tu alrededor que puedas imitar?

Allí te dejo la inquietud… pero, mientras tanto, recuerda cuanto necesitamos de ejemplos… y que tú y yo debemos procurar ser uno de ellos.

 

Nos vemos mañana.

3 pensamientos en “Sobre la necesidad de ser ejemplos…

    • Ojalá tuviera la respuesta Fer… sólo puedo confiar en la verdad de que Dios no nos hará pasar por lo que no podemos soportar, y que con la prueba nos mostrará la salida. Agárrate a su gracia… es lo único que puede sostenernos cuando todo lo demás colapsa.
      Pero su gracia es suficiente.

      • Es cierto, este tipo de lecciones no se aprenden desde la teoría, pero por algo Dios lo permite, gracias Julio.
        Supe que hablaran con mi esposa,…bueno que Dios obre.
        Un abrazo. Nos vemos el jueves en el templo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s