Disciplinas Espirituales…


El tema de las disciplinas espirituales es demasiado importante para ser ignorado… pero ha sido tan ignorado que ha dejado de ser importante. Esta realidad es uno de esos absurdos que en nuestro mundo evangélico se han vuelto normales a fuerza de la mortal combinación formada por la repetición y la falta de análisis. Piénsalo. El estándar del cristiano promedio ha decaído tanto que el que ora y lee la Biblia de manera regular es considerado un “buen creyente” porque al ser comparado con la norma se encuentra en mejor condición. No fue así que Dios lo diseñó… ni es eso lo que necesitamos en estos días tan complejos que nos ha tocado vivir.

Como estamos estudiando estas semanas en 1Timoteo 4, Pablo le dijo a Timoteo que debía “ejercitarse para la piedad”. Esta frase es más que provocativa… indica algunas verdades dignas de volver a ver dos o más veces. La piedad (eusebeia) es el esquema de valores que nos hacen pensar y sentir como Dios lo hace… es la plataforma que nos urge a abrazar lo bueno y a desechar lo malo. Una vida piadosa involucra un cierto tipo de santidad humanizada… alejada del legalismo frío y cercana a la calidez del amor divino expresado en repudio al pecado. Aceptémoslo: la piedad no es algo natural en mí ni en ti. Creo que el término “ejercitarse” (proveniente del vocablo griego que significa “practicar gimnasia”) no fue escogido al azar. Es que nadie nace piadoso, al igual que nadie nace musculoso… a nadie “le aparece la piedad espontáneamente” de la misma manera que a nadie “le salen músculos sin saber por qué”. Hacer ejercicios es duro trabajo, esfuerzo contrario a la naturaleza de la mayoría de los mortales… requiere de una mezcla de paciencia, constancia, perseverancia, y convicción. La piedad es igual. Lo diferente es que los músculos físicos se fortalecen con el correr de los meses (nunca en una sola sesión de entrenamiento)… pero el resultado directo desaparece en corto tiempo. Admítelo: El ejercicio que hiciste hace 5 o 10 años pero que no continuaste… probablemente no te sirve de nada en ninguna exigencia física el día de hoy. Por eso Pablo añade que “el ejercicio corporal para poco es provechoso”… en ese sentido, ejercitarte para la piedad es distinto: El terreno que ganes hoy te servirá en esta vida y en la venidera.
Apenas puedes darte el lujo de no hacer ejercicios físicos.
No podemos darnos el lujo de no disciplinarnos espiritualmente.
Pero lo hacemos.

Como recordé esta noche a la congregación, orar, leer la Biblia, congregarse y evangelizar apenas son las disciplinas espirituales básicas. Pero al igual que tienes docenas de músculos que fortalecer hay muchísimas áreas que deben ser ejercitadas en el área espiritual. Prueba de ello es que todos conocemos creyentes que oran, leen la Biblia, se congregan y hablan de Cristo… pero que sucumben a la pornografía, se endeudan hasta las orejas, son iracundos, tienen malas relaciones personales con los que les rodean o son títeres de algún pecado viejo que vive arraigado en sus corazones. Orar, leer la Biblia, congregarse y evangelizar no les ayuda de mucho… porque lo que necesitan ejercitar son áreas diferentes en la vida.

¿Cuáles son tus músculos flácidos? ¿Qué áreas deben ser fortalecidas para que tengas una vida piadosa? ¿Estás dispuesto a esforzarte y “hacer ejercicios” para triunfar en esas áreas?
La alternativa es continuar siendo un alfeñique enclenque y escuálido que es incapaz de levantar el más mínimo peso emocional o espiritual… porque no tiene las fuerzas para hacerlo.
Ejercítate para la piedad.
Escoge el área que debes fortalecer y comienza de inmediato.

 

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s