Aquí no ha pasado nada…


Como te dije anoche, apenas terminamos el primer round de Casa del Juicio en Campus Miralvalle. Como en cada año, las instalaciones completas (me refiero a c-a-d-a-p-e-q-u-e-ñ-o-r-i-n-c-ó-n) se ocuparon para algún menester de la actividad. Casa del Juicio implica salvación para muchos… pero demanda la transformación total de oficinas, aulas, bodegas, parqueos, jardines (hmmm… no, no tenemos jardines!) auditorios, todo, todo, todo durante las presentaciones de la obra. Sin embargo, con el crecimiento de New Life Christian School, las instalaciones tienen que regresar a la normalidad en menos de 24 horas… una tarea titánica después del esfuerzo realizado el fin de semana de CdJ. Sin embargo, Chief -conduciendo al Staff y a un puñado de fieles voluntarios- lograron la meta… tal como comentó Patty al estar recibiendo las instalaciones para regresar al funcionamiento de NLCS mañana: ¡aquí no ha pasado nada!

Ok…¿por qué escribir un post sobre la limpieza de unas instalaciones después de una actividad evangelística? Porque he notado que el trabajo “post-actividad” es una de las deficiencias más grandes en cualquier evento cristiano. Son muchos los que trabajan en el momento emocionante… cuando la adrenalina fluye y la emoción está a flor de piel; gracias a Dios por ellos… pero, es raro la ocasión en la que la iglesia o el ministerio se esmera porque en el sitio parezca que “allí no ha pasado nada”. Es el síndrome del que se levanta de la mesa en su comedor y no regresa su silla al lugar apropiado… del que sale por la puerta sin cerrarla tras de él o del que abandona el salón que utilizó para dar su clase de escuela dominical sin cerrar las ventanas o apagar las luces. Todos sabemos de ministerio que no sólo no arreglan las instalaciones después de sus actividades… sino que más pareciera que un vendaval destructor (o un megaconcierto de rock “no cristiano”…uuuhhh… o incluso “cristiano”) ha sucedido allí.
Creo que es el síndrome del egoísmo escudado tras el ministerio.
No me gusta.

Esta noche te animo a ti que sirves ministerialmente en tu iglesia (ya sea en VidaNueva o en donde el Rey te tenga sirviéndole) a que vayas “la milla extra” y te ocupes no solamente de lo emocionante de tu ministerio, asegúrate de dejar la sensación de que “allí no ha pasado nada”… y entonces sal de allí con la satisfacción de que lo que hiciste lo hiciste “no sirviendo al ojo”… y como dice Colosenses inmediatamente “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.”

 Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s