Ora por tus pastores…


…y por un servidor igualmente. Ese es uno de las ideas de apoyo que desarrolla el texto que estudiamos ayer y hoy en VidaNueva (estará mañana en ibvn.org …el punto del autor de Hebreos (¿Pablo????) es enseñar a sus lectores a relacionarse bíblicamente con sus líderes espirituales; les dice sujetarse, confiando en aquellos que te enseñan la Palabra, cuya vida puedes imitar, que no van tras tu dinero, que se interesan en ti voluntariamente… es decir, que “velan por sus almas” (porque hay pastores que no lo hacen… de esos, ¡te aconsejo que huyas!). También les dice que deben soportar a pesar de la palabra de exhortación. Pero entre todo esto les pide suplicar por ellos porque él “desea conducirse bien en todo”… y ¡cuanta ayuda necesitamos los pastores para esto!.
Por eso, lo mejor que puedes hacer por tus pastores es orar por ellos.

¿Qué pedir? Hmmmm… hay tantos aspectos que lo mejor es resumírtelos en algunas de las ideas que compartí con la congregación estas dos noches. Acá te van… como en otras ocasiones, son autoexplicativas… así que -aparte de mi observación como pastor en cada una de ellas- te dejaré a ti hacer las aplicaciones prácticas en tu situación personal.

  1. Ora por su conducta ante Dios y los hombres. Sin santidad… ninguno de nosotros sirve para mucho.
  2. Ora por su crecimiento personal constante. Si nos estancamos… ninguno de nosotros sirve para mucho.
  3. Ora por su efectividad en el ministerio. Sin el poder de Dios en nuestras vidas, sólo hay “carne”… y ninguno de nosotros sirve para mucho.
  4. Ora por su vida familiar -es esposo, padre e hijo. Ninguna familia es perfecta, pero sin un hogar en paz… ninguno de nosotros sirve para mucho.
  5. Ora por su salud y seguridad. Si estamos enfermos… tampoco serviremos para mucho.
  6. Ora por sus luchas como persona contra el pecado. Sin paz interior y victoria sobre nuestra carne… ninguno de nosotros sirve para mucho.
  7. Ora porque su fe no falte. Sin confianza plena en Dios… ninguno de nosotros sirve para mucho.

Esta noche te desafío… te animo… te pido… te suplico, que ores por tus pastores. Los que estamos en el ministerio tenemos tantas carencias y debilidades que nos es imposible ser espiritualmente efectivos sin el poder del Rey… y la manera de traer ese poder es por tus oraciones.

No te quito ni un segundo más. Apaga tu computadora por unos instantes y ora por tus pastores en estos mismos momentos.
Ojalá que se vuelva un hábito en tu vida.

 

Nos vemos mañana.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s