Pluralidad de pastores… un principio bíblico.


Estoy preparándome para enseñar en VidaNueva este fin de semana… entre otras cosas, Jueves y Viernes tendré el privilegio de terminar los últimos versículos del libro de Hebreos, la serie que Steve ha estado predicando por casi dos años (Steve se encuentra en Colombia estos días, enseñando en La Biblia Dice de Bogotá). No tengo la intención de contarte esta noche los detalles de lo que estudiaremos -¡para eso te espero en la Iglesia!- pero hay una verdad “periférica” que quisiera señalarte en los últimos dos versículos del texto y que me anima mucho en el ministerio: la Biblia enseña la pluralidad de pastores en una iglesia local.
Te explico.

Antes que nada, le llamo a este principio “una verdad periférica” porque dista mucho de ser la idea central del texto… pero no por eso deja de ser importante que la consideremos.

Hebreos 13:24 y 25 dicen:

Saludad a todos vuestros pastores, y a todos los santos. Los de Italia os saludan. La gracia sea con todos vosotros. Amén. 

En los momentos finales del libro, el autor de Hebreos nos hace ver que el saludo era a “todos vuestros pastores”… no solo a uno o a dos… no a los pastores de varias iglesias… sino a “todos vuestros pastores”. Los estudiosos del griego nos hacen notar que la palabra usada para “pastores” varias veces en este capítulo se refiera a los líderes espirituales de la congregación -seguramente con más de un oficio allí representado-. En realidad, este es un principio que se encuentra por todos lados en el NT… contrario a la realidad de muchas congregaciones de hoy en día, en aquel entonces no habían iglesias con “un solo” pastor que tomara todas las decisiones mientras se enseñoreaba de la grey. No había “un ungido” del Señor que fuera intocable. No había “un centro de poder” que tenía “la última palabra” de manera incuestionable. No… un rol así, no tenía sentido espiritualmente… y todavía no lo tiene.

El trabajo de conducción de una iglesia se hace en equipo. Aunque hay lugar para un pastor principal -lee Hechos 15 y el papel de Jacobo en la Iglesia de Jerusalén- tal posición no implica poderes absolutos, o propiedad de la Iglesia de manera personal. De hecho, un líder de Dios no busca ni necesita ese tipo de poder. Me duele en el corazón cada vez que escucho a alguien contar “una historia de horror” sobre el abuso de poder de un pastor autocrático, dictador, tirano, despótico y totalitario… que se asemeja más a un señor feudal a la hora de conducir la Iglesia que a un siervo del Rey tratando de imitar la autoridad espiritual de Jesús. Entiendo que por diferentes circunstancias -históricas, económicas, culturales, o simplemente por desconocimiento- hay iglesias que no practican el pastorado en equipo… pero no por eso esto deja de ser un error y un riesgo grande. Ten cuidado.

Esta noche te animo a que -pertenezcas a la Iglesia que pertenezcas- seas capaz de cumplir lo que dice Hebreos 13:24 en tu propia congregación… ¡saluda a todos tus pastores!

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “Pluralidad de pastores… un principio bíblico.

  1. El liderazgo espiritual no apunta tanto a dirigir a las ovejas, sino a ensñarles el camino de la transformacion. Si somos el tipo de líderes que debemos de ser; nuestro objetivo será desarrollar personas en lugar de dictar planes. Podemos hacer que la gente haga lo que queremos; pero si su corazón no cambia no los hemos liderado espiritualmente. Y entonces nosotros no los estamos llevado a donde Dios desea que estén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s