Memorias cortas…


Ha sido un día agitado… uno de esos en los que hubo “un poco de todo” o quizás debo decir “mucho de todo” …reuniones de trabajo, producción de video (para Koinonía), estudio, consejería, finanzas, decisiones, predicación, llamadas, correos, más consejo… un poco de preocupaciones (¿por qué no decirlo?)… y esta noche un poco más de estudio. El fin de semana se avecina especialmente cargado, así que esta noche seré muy escueto.
A veces, así debe ser.

Pero… no quiero sonar negativo… en realidad solo estoy un pelín abrumado por muchas de las cosas (buenas) que están pasando en la vida de la Iglesia y otro pelín preocupado por crisis (malas) que algunas de las familias de la Iglesia atraviesan en estos días. Como enseñé hace unas horas en Noche de Jueves, la solución es volver a ver al pasado y recordar la tremenda fidelidad de Dios en otros momentos… y entonces tomar fuerzas para lo que viene en el futuro. Todos debemos hacer eso de vez en cuando… pero a veces parece que nos acordamos más de los problemas del pasado que de las soluciones que el Rey produjo en momentos en los que parecía imposible una victoria.
Pareciera que tenemos una especie de Alzheimer selectivo en el campo espiritual.
A veces, padecemos de memoria corta.

Recordemos a Dios. Recordemos sus obras. Recordemos su favor. Recordemos su poder. Pero… después de haberlo recordado, no nos atrevamos a seguir preocupados.
Él es bueno.
A veces, eso es suficiente.

 

Nos vemos mañana.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s