No sé su número…


Como te dije anoche, estoy preparándome para compartir con VidaNueva en Noche de Jueves durante un homenaje para los Adultos Mayores. El texto que Dios ha puesto en mi corazón es llamado por muchos “el Salmo del Anciano” (hace unos años escribí de algunos versículos en él… puedes leerlo dando clic acá)… y debo decir: ¡que tremendo pasaje!

No pretendo escribir sobre todo el salmo esta noche (te animo a que llegues Jueves o Viernes a VidaNueva)… pero hay un versículo específico que me ha hecho pensar mucho y que creo que vale la pena resaltar antes de irme a dormir esta noche. Antes de leerlo considera que el contexto del pasaje es la esperanza del salmista en refugiarse en Dios y la ayuda que representa para sí mismo el considerar su experiencia pasada con Jehová el Señor. Es en ese tenor que el Salmo 71:15 dice:

Mi boca publicará tu justicia Y tus hechos de salvación todo el día,
Aunque no sé su número.

Me hizo pensar. Yo tampoco sé su número. Que bien habría hecho yo si hubiese mantenido un registro de las veces que Dios intervino en mi vida… pero no lo hice. No conozco a nadie que lo haya hecho… simplemente damos por sentado que “Dios nos ayuda” y nos olvidamos de llevar la cuenta… por eso, no sé su número. Hmmmm… peor aún… ni con la mente más imaginativa puedo acercarme a la idea de cuantas veces él intervino en mi vida sin que yo me percatara… no sé si el día de hoy salvó mi vida de un accidente, me preservó de un asalto, me protegió de mi imprudencia, me hizo llegar más tarde o más temprano al sitio en que algo me acontecería… evitó que me enfermara, me contagiara o me pasara algo terrible. No puedo imaginarme el día de hoy… pero… y si -como el salmista hace en Salmo 71- incluyo la realidad dada en el versículo 6- que “En ti he sido sustentado desde el vientre; de las entrañas de mi madre tú fuiste el que me sacó; de ti será siempre mi alabanza” y pienso por un momento en todos los días de mi vida… la idea de la protección y socorro de Dios se vuelve abrumadora. Nunca me daré cuenta de esta realidad… y por eso, no sé su número.

Esta noche me acuesto sintiendo de manera palpable la protección de Dios. Uso el término muy a propósito… hoy la “siento” porque -de repente- abro los ojos a la realidad de que no llevo la cuenta. Nunca sabré el número de los hechos de salvación de Dios en mi vida… lo que me anima a cumplir la primera parte del versículo que te mencioné: mi boca publicará su justicia.

“Tú has hecho grandes cosas;
Oh Dios, ¿quién como tú?” (Salmo 71:19b)

Grandes cosas… piénsalo… nunca sabremos su número.

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “No sé su número…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s