El valor de no estar en la cárcel…


Hoy fue un día “diferente”… junto con algunos miembros del Staff de VidaNueva (gracias Willo, Loi y Guille por acompañarnos a Steve y a mí) pasé casi todo el día en los servicios fúnebres de Adrián, el hermano de Ricardo Ruiz (de quien te he hablado antes)… Ricardo fue uno de los primeros creyentes convertidos en nuestra iglesia y luego trabajó como conserje con nosotros… con los años llegó a convertirse en alguien muy apreciado que ganó nuestra confianza hasta que lamentablemente fue encarcelado injustamente -siempre lo he dicho abiertamente- en una serie de juicios plagados de vicios y errores de nuestro precario sistema judicial. Hubo un asesinato -real y horrendo- y una testigo encapuchada que dijo verle a él en el lugar de los hechos (aunque en realidad estaba en San Salvador, trabajando para la Iglesia)… la testigo nunca le confrontó en juicio, pero lo horroroso del crimen demandaba algún tipo de justicia.
Aunque esta fuera injusta.
Le condenaron a veinticinco años… “apenas” lleva diez.
A propósito, al hermano de Ricardo lo mataron precisamente en la cárcel.
Es que nuestras cárceles son lo más parecido a una experiencia real en el infierno.

La historia es larga… triste… y en el caso de Ricardo es injusta, muy injusta. Como comentamos hoy al dirigirnos al lugar del entierro -en un apartado cantón en el interior del país- cualquiera podría escribir un libro con todos los elementos presentes en este drama. Hoy, se añadió uno más: Ricardo no pudo estar en el funeral de su hermano.
Y eso me ha hecho pensar en la bendición que es nuestra libertad.

Es cierto que el sistema penitenciario de nuestro país inspira el más profundo de los temores… lo que dicen las noticias -en este tema al menos- no suele estar alejado de la realidad. Las cárceles son lugares espantosos… acá y en casi cualquier otro lado del planeta estas instituciones son el extremo más menospreciado del conflicto social. Pero las condiciones humanas (o infrahumanas) de las prisiones no son el mayor problema…a Dios gracias veo que hay quienes -dentro del sistema- está empeñados en hacer que el sistema mejore y se humanice…sin embargo, el asunto central es la falta de libertad. Piénsalo. No puedes hacer nada que quieras. Nada. No puedes ir a estudiar donde quieras, a visitar a tu familia, a adorar a tu iglesia, a chequearte en tu médico, a compartir tu fe o a enterrar a tus muertos. No puedes ir a un cine, hacer ejercicios, llevar a tus hijos a estudiar, invertir, divertirte o cultivarte como persona. Nada. La vida completa está marcada por un gran rótulo invisible que grita “No se puede”.
Terrible. Simplemente terrible.
Es peor aún cuando la falta de libertad es por injusticia.
Todavía peor cuando dura veinticinco años.

Usa bien tu libertad. No la menosprecies. No la arriesgues. No la des por sentado. Es preciosa… y -como casi todas las cosas que valen la pena en esta vida- es gratis. Lo caro es perderla.

Esta noche oro por Ricardo y su familia. Pero, para serte honesto, oro igualmente por mi familia. Que Dios nos de conciencia de entender lo valioso que es vivir en libertad.

 

Nos vemos mañana.

2 pensamientos en “El valor de no estar en la cárcel…

  1. Que triste esta historia, me carga mucho orar por el hermano Ricardo y lo hare, gracias por compartirla pues encierra una tremenda verdad, nuestra libertad es preciosa y muchas veces no la valoramos, y tambien hay otro tipo de carcel que es la espiritual, de la que nos vino a salvar nuestro señor Jesus, y muchas veces no vemos que la puerta para salir es confiar en El.

  2. Hola Hermano Julio, no conozco a profundidad el caso pero definitivamente me enseña a seguir dando gracias a Dios por tanto privilegios que me da sin merecerlo, en mi condición de humana salta en sin sabor de la injusticia acompañada de cierto dolor por ese hermano y su familia. Confiando que Dios siempre tiene un propósito para cada situación, uniré a mis oraciones a nuestro Hermano Ricardo por que Dios lo cuide y lo saque pronto.
    Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s