Semana de inventario…


Hoy es domingo 25 de diciembre, oficialmente el día de Navidad… a estas horas de la noche las celebraciones han comenzado a olvidarse… como sucede cada año -lamentablemente- la Navidad está comenzando a disolverse en la historia… la vida continua. Este lunes comienza la última semana del año… un tiempo ideal para hacer inventarios personales -en todas las áreas de la vida- y detenerse a ver la obra que Dios ha logrado entre nosotros durante los últimos doce meses. Estoy seguro que al hacerlo encontrarás así mismo “esos momentos” en los que “las cosas salieron mal”… llámalos derrotas, desastres, problemas, pruebas o como quieras… pero si pones atención de manera más cercana verás que Dios mismo estaba trabajando en ti por medio de ellas. Al final de cuentas, Dios ha estado obrando… sus huellas dactilares han quedado impresas sobre cada uno de nuestros días dando evidencia que él estuvo allí… y que fue el autor principal de los acontecimientos. Mi deseo es que en tu inventario personal, el balance final sea positivo… y que ahora seas una persona más fuerte y más profunda en tu relación con el Rey, siendo más consciente de lo que te hace falta por crecer mientras tienes una fe más grande de que “el que comenzó la buena obra en ti, será fiel en completarla”.

Yo mismo he comenzado a hacer este inventario personal y estoy empeñado en terminarlo antes del 31 de diciembre. Probablemente tengo una ventaja sobre ti… puedo revisar este blog como una especie de “diario personal”, recordando lo que Dios me ha mostrado de manera clara… el objetivo de este inventario es encontrar las áreas en las que debo crecer para así tomar la decisión de enfocarme en mantener sanos los aspectos de la vida que Jesús ha producido en mí… y luego podar resueltamente las áreas en las que no estoy permitiéndole hacer su trabajo de renovación. Sé de antemano que en este inventario encontraré más de un desafío con la palabra “disciplina”… y que -como toda disciplina- al presente esto no será causa de gozo… pero al final, si decido incorporarla a mi relación con el Rey, dará la tranquilidad mental que es el fruto correcto de una vida que le da gloria a nuestro Padre.
Si decides embarcarte en la aventura de un proyecto como este -revisar a fondo tu vida- te propongo que no te quedes en una mera observación superficial… concluir que necesitas “leer más la Biblia, orar más, servir más a Dios, ver menos TV, perder menos tiempo en la computadora, enojarte menos, rebajar unas libras, hacer ejercicios y disciplinarte en el manejo de tus finanzas” es algo que puedo decirte sin necesidad de conocerte muy profundamente. Saber “por qué” no lo haces ahora… y entender “qué” vas a hacer para que ese “por qué” cambie es algo completamente distinto.
Y ese es el desafío.
Esta noche te animo a que usemos esta semana para -conscientemente- soñar con crecer un poco más como siervos del Rey en el 2012. Y todo comienza con averiguar por qué no lo hemos hecho hasta este momento…hmmm… tal vez no nos guste lo que encontremos, pero te aseguro que vale la pena.
Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s