Otra forma de decir “te amo”…


Este post es muy personal… creo que no debes esperar sacar nada profundo de él.
O quizás sí…

Lo acepto! Pocas cosas sobre la faz de la tierra me gustan menos que ir de compras. No, no, no… no me gusta “ir de compras”… no importa si es al supermercado de nuestro vecindario o al más exclusivo centro comercial en el continente americano…y cuando esas compras suceden en la temporada navideña, pues… imagínate, cualquier vestigio o rastro del más mínimo y remoto deseo que mi alma pudiera haber casualmente tenido para acudir a una tienda se reduce a nada… o a menos que nada… a a la mitad de eso mismo… creo que me entiendes. Digamos que preferiría ser atendido en una endodoncia por algún estudiante de odontología que haya reprobado la materia que ofrecerme de voluntario para ir de compras… hmmm… quizás eso sí sea demasiado exagerado.
O quizás no.

Sin embargo, esta noche fui de compras navideñas acompañando a Patty… y me siento orgulloso (con orgullo santo, ¡claro!) de afirmar que no fui con mala actitud sino todo lo contrario… decidí que cooperaría en todo momento para hacer un momento en el que -a pesar del escalofriante y estremecedor hecho de que andábamos g-a-s-t-a-n-d-o… – haría que mi esposa se sintiera tan bien como fuera posible. Horror de horrores… como te imaginas, el tráfico para llegar hasta el centro comercial era espeluznante, pero para mi sorpresa el almacén que escogió mi esposa no estaba “tan” lleno… reconozco que fue rápida y directa para escoger los regalos que compraríamos (he oído el rumor que algunas mujeres son c-o-m-p-l-i-c-a-d-i-s-i-m-a-s para “vitrinear” antes de comprar)… los precios fueron aceptables (la palabra “barato” hace años que dejo de existir en el vocabulario de los salvadoreños) y el tiempo que consumimos en la compra en sí podría haber sido mucho más larga. Hmmm… la experiencia no estaba resultando tan dolorosa como me la imaginé. A esas alturas de la noche llegué a pensar que preferiría las compras sobre el mal estudiante de odontología… pero todo cambió cuando llegamos al departamento de empaque de regalos. Al ver la fila (¿era una fila?) y el maremágnum reinante en la esquina -pequeña- que el almacén -grande- ha reservado para empacar regalos mis sentidos se agudizaron… y un profundo deseo de salir corriendo de allí se asomó por mi ya impresionado cerebro. Habían nietos fuera de control huyendo de abuelas más fuera de control… podría jurar que vi personas que habían comprado al menos 732 regalos y querían que se los envolvieran en colores codificados de maneras especiales… adolescentes con cara de aburridas (no vi hombres allí… casi)… al pequeño departamento no cesaban de llegar más compradores con más paquetes… por unos instantes sentí compasión de las dependientes a cargo de hacer los empaques de regalo, pero mi empatía me duró poco… mi instinto de protección me dijo que mejor me enfocara en mí (para cuidar de mi buena actitud)… encontré una silla vacía y me senté a esperar.
Esperé, y esperé y esperé… y esperé más.
Una hora y media después Patty pasó a que la atendieran.
La experiencia había llegado a su fin… y mi buena actitud seguía intacta.
En una palabra: sobreviví.

No me gusta ir de compras. Pero me encanta mostrar a mi esposa que la amo. Y, si ir de compras es lo que debo hacer… estoy dispuesto a repetirlo.
El otro año, por supuesto.
Te amo CK…

Nos vemos mañana

6 pensamientos en “Otra forma de decir “te amo”…

  1. Todo es cuestion de logistica, en lo que mi esposa compra ya estoy haciendo la fila para pagar, y cuando ella llega para pagar me voy a hacer fila para la paqueteria, asi hemos hecho para salir un poco temprano, pero del trafico y de buscar parqueo no se salva a menos que llegue muy temprano o al inicio del mes, pero por amor las acompaña y Dios le llena de paciencia cuando no se deciden por los articulos y cuando te preguntan das tu opinion al respecto que al final no las convence y traen el que para uno es mas feo o menos adecuado y generalmente mas caro, lo compran por eso por mas caro jajajajj, Saludos Pastor.

  2. Ahhh q lindo!! Yo por eso voy en la primera semana de diciembre… El centro comercial no esta lleno, todos los artículos que buscan NO se han agotado todavía, la gente de servicio al cliente aun esta amable y te evitas el trafico… Solamente!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s