Una cosa es necesaria…


Si has sido creyente por al menos un corto tiempo, estoy seguro que has leído o escuchado la historia de Marta y María -hermanas de Lázaro- en Lucas 10:38-42 (puedes leerla dando clic acá). Sucedió en la casa de ellos tres, en una reunión familiar en la que Jesús visitó el hogar de Marta, quien era más una de sus amigos personales que cualquier otra cosa. Piénsalo… tener a Jesús en casa: ¡que privilegio!¡que oportunidad!¡que responsabilidad! La narrativa es muy humana… María decide sentarse a escuchar a Jesús mientras Marta “se preocupaba con muchos quehaceres”… al quejarse ante Jesús, el Rey le dio una lección que ha quedado para la posteridad: solo una cosa es necesaria… y esta no es estar preocupado con muchas cosas que hacer.

Las lecciones son muchas en este pequeño pasaje… he aquí apenas algunas de ellas:

  1. Esta es una historia en la que no hay buenos y malos… todos son amigos de Jesús… pero algunos son sabios, y los otros son ocupados.
  2. O te sientas a escuchar a Jesús o te estresas con los quehaceres que hay al servirle… pero no se pueden hacer ambas cosas al mismo tiempo. Las “muchas cosas” que hacemos siempre son a costa de “la única cosa” que es necesaria.
  3. Si los quehaceres del servicio cristiano nos preocupan, probablemente tendremos una actitud de crítica hacia quienes no están tan ocupados como nosotros.
  4. Algunos de nosotros nos sentiremos “víctimas” del ministerio porque no hay nadie ayudándonos. Los activos siempre creen que los inactivos son “un poco menos” que ellos.
  5. Cuando criticamos a otros regularmente no tendremos las agallas para confrontarle… casi siempre acudiremos a algún líder para “que haga algo”.
  6. La única cosa (escuchar a Jesús) es algo que se escoge. No sucede naturalmente, no pasa inadvertidamente, no es automática. Lo automático en la vida cristiana es preocuparse con tanto qué hacer.
  7. Jesús no le quita la buena parte a quien se sienta a escucharle… pero es probable que regañe a quien se estresa por “todo lo que hay que hacer hoy” olvidándose de Su presencia en la casa.

¿Debería María haber ayudado al menos un poquito a su hermana? ¿Cómo se logra el equilibro? ¿Con cuál de las dos hermanas te identificas? ¿Estás pasando tiempo preocupado-ocupado-quejándote-criticando-sirviéndole… o te sientas a escucharlo? ¿Cuándo fue la última vez que te sentaste a escuchar la voz de Jesús? ¿En el 2011 fuiste Marta o María?… ¿qué ajustes debes hacer en esta área en el 2012?…

Allí te dejo esas inquietudes… yo estoy lidiando con ellas al igual que tú…

 

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “Una cosa es necesaria…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s