Portadores de Buenas Noticias…


Sólo un pensamiento rápido acerca de lo que compartiré este domingo en VidaNueva. El último pasaje de Marcos se refiere a la incredulidad de los discípulos ante el testimonio de la resurrección de Jesús. Me gusta el candor en la manera en la que el Espíritu Santo inspiró este controversial pasaje: María Magdalena vio a Jesús resucitado y dio testimonio de él… el resultado fue que no le creyeron; luego los dos discípulos camino a Emaús hicieron lo mismo… el resultado fue el mismo… “incredulidad”.
Triste, ¿no?
Pero muy común.

El pasaje nos dice que el testimonio que dieron -y el que luego se les pidió dar a todo el mundo- no fue “religioso”… ¡ni mucho menos! Si eres creyente de años no tengo necesidad de definir para ti la palabra “evangelio”… pero, a ti principalmente te pido el  favor de alejar la situación histórica de Marcos 16 de la realidad actual en la que el evangelio ha sido empaquetado, programado, simplificado,  folletizado y ampliamente distribuido… pero también ha sido despojado de la significación histórica que verdaderamente tenían “las buenas noticias”.

Las buenas noticias eran que Jesús -el que había estado muerto- ahora estaba vivo y podía salvar a los que creyeran en él… ¡y esas son buenas noticias!. Me impresiona como el Espíritu nos mostró  a los participantes de la historia: María Magdalena (ex-endemoniada), los discípulos -incrédulos hasta el tuétano-, los dos seguidores del Rey camino a Emaís… y como ha dejado el sabor de que lo que se pedía era la difusión de ciertas noticias espectuculares y no una entrega de folletos. Más curioso aún son los grupos a los que se dio la noticia: a los que “estaban tristes y llorando” (versículo 9) y a los dos que iban dejando su vocación y pasándose a trabajar “en el campo” (un cuadro del mundo).  Si alguna vez has dado una buena noticia sabes que aunque produzca muchas emociones interiores no hay porqué echarnos para atrás, dudar, preocuparse o lo que sea.

Ninguno de los dos quiso… ambos rechazaron no un folletito evangelístico, sino las noticias más maravillosas de la historia. Triste.  Tú y yo estamos llamados a repetirlo… no se trata del ropaje evangélico que le pongamos a estas dudas… la solución está en la fe genuina depositada en el Rey.

Esta noche te animo a que a próxima vez que hables de Jesús con alguien no te desgastes con un montón de métodos que te empujan a “evangelizarlo” de una manera religiosa. Más bien cuéntale una buenísima noticia: Jesús resucitó y él tiene el poder par salvarte y cambiarte. Al fin y al cabo no eres un religioso tratando de convertir a todos a su fe… eres un portador de Buenas noticias.
Me gusta.
 

Nos vemos mañana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s