¿Dónde estaba Dios cuando a mí me…? (El Problema del Mal)


Termina la frase que está inconclusa en el título de este post. Quizás la has pronunciado en voz alta en algún momento de frustrante desesperación… o has escuchado a alguien que -en tono de reclamo- la ha dicho al enfrentar su sufrimiento, o el sufrimiento de un ser amado. Tal sentimiento -y razonamiento- es más común de lo que te imaginas.
Te cuento.

Esta noche iniciamos la cuarta y última sesión de la clase de Apologética que he impartido en este semestre en el Seminario. Como te he dicho antes, aunque nuestro fundamento es completamente Escritural, este es un curso más de argumentación y razonamiento filosófico que de instrucción bíblica en el sentido más estricto de la palabra. Sin embargo, he disfrutado preparar y enseñar cada una de las clases y creo que han sido de bendición para los estudiantes y de ayuda para su ministerio futuro. Esta sesión trata de uno de los tópicos más comunes en el cuestionamiento -o el ataque- a la fe cristiana… los filósofos a través de los siglos le conocen como “El problema del Mal”.

Tengo la certeza que -aunque nunca hayas sido participante de un foro académico filosófico-doctrinal- en más de una ocasión has escuchado alguna variante al planteamiento “¿como puede un Dios bueno permitir que el mal exista?” Las aplicaciones de este problema son muy variadas: “¿por qué hay niños pobres en las calles?”… “¿por qué permitió Dios este (o aquel) ataque terrorista?” “¿Por qué hay tanto sufrimiento en el mundo?”… a veces los cuestionamientos son más personales “¿Por qué Dios se llevó a mi mamá?” “¿Por qué no me da un trabajo si se lo he pedido con tanto ahínco?” “¿Por qué tengo esta enfermedad ahora que le estoy sirviendo?” “¿Dónde estaba Dios cuando me asaltaron?”… la lista es tan larga como la cantidad de malas experiencias que uno puede tener en esta vida. El silogismo que resume este pensamiento es: “Si un Dios bueno y todopoderoso existe, este Dios querría y podría detener la existencia del mal. Pero el mal existe, por lo tanto -concluyen algunos- Dios no puede existir”

Las respuestas a este razonamiento han llenado más libros de los que podrás leer en tu vida… océanos de tinta se han usado en pro y en contra del argumento. Mi propósito esta noche no es resolverlo -nos tomará varias horas en el Seminario para estudiarlo, digerirlo y contestarlo de manera satisfactoria-… soy de los que creo que una respuesta simple y cortante -filosófica o pragmática- sería pretensiosa. Piénsalo. Si algunas de las mentes más brillantes y los creyentes más capaces en la historia no la han tomado a la ligera, menos deberíamos hacerlo el resto de los mortales.

Uno de los aspectos más devocionales de la clase esta noche fue estudiar las actitudes con las que los creyentes manejamos el problema del mal… algunos lo ignoran (¿has escuchado a creyentes que dicen ¡”yo no leo los periódicos ni escucho los noticieros”!?)… otros se sienten culpables por que están mejor que los que están mal (pero no hacen nada para ayudar a los que sufren)… otros ahogan su culpa en el exceso de actividades…hay quienes deciden hacer “algo” y se vuelven abanderados de alguna causa noble “para mitigar un poco el sufrimiento”… otros minimizan el mal y lo justifican por la indignidad del hombre (son los que dicen “esto te pasa porque estás en pecado”… o “esto es un castigo de Dios”… tú sabes, son miembros del club de los amigos de Job)… pocos reconocen la soberanía de Dios y la incapacidad humana para explicar por qué a la gente buena (¿hay tal cosa?) le pasan cosas malas.

¿Qué decir a quienes cuestionan o culpan a Dios señalando la realidad del sufrimiento humano? Con gusto te lo explicaré mañana.
Esta noche se me acabo el espacio.

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s