Celebrando!


Se que hay temporadas en la vida en las que las circunstancias traen luto o pesar… espero sinceramente que no estés pasando por una de ellas. Pero, me parece que cuando no es “tiempo de llorar” y “tiempo de endechar” es “tiempo de reír” y “tiempo de bailar”. Así es… los creyentes tenemos demasiadas cosas que celebrar como para que viviéramos constantemente en un estado de festejo permanente. Hablo acá de celebrar las cosas “normales” de la vida de un seguidor del Rey… debemos alegrarnos por la salvación, su fidelidad, la gracia, las oportunidades, la esperanza, su presencia, sus cuidados, su provisión, su amor… la lista es larguísima… demasiado larga como para pasarla por alto. Sin embargo, hay días en los que debemos celebrar aún más… me refiero ahora a las cosas “no cotidianas”… momentos especiales en los que podemos ver más de cerca sus bendiciones sobre nosotros. Esos son “tiempos de celebrar”. Punto.

Navidad 2011Este ha sido un fin de semana de celebración para nuestra familia… creo que han habido demasiados eventos pasando al mismo tiempo… nuestro hogar ya huele a Navidad… Patty ha comenzado la decoración de la casa en lo que para nosotros es la época más preciosa del año… el recordatorio de la venida de la gracia de Aquel por quien hemos decidido vivir cada día de nuestra vidas. El “arbolito” está terminado (es el que aparece en la foto) y pronto el resto de la casa será un reflejo del espíritu propio de la temporada. Es que Navidad…¡hay que celebrarla! (créeme, no entiendo a los aguafiestas que se empeñan en encontrar una razón para no celebrar la Navidad… me parece inconcebible que algunos de ellos se llamen “cristianos” y se pongan un manto de piedad-antipagana-que-les-hace-señalar-cada-elemento-de-la-Navidad-como-anticristiano)

Pero este año, la temporada de Navidad trae otros elementos: Estefanía -nuestra hija mayor- se comprometió oficialmente en matrimonio (sí… Patty y yo seremos oficialmente “suegros” en más o menos un año)… y estamos contentos y felices de verla desarrollarse a ella y a David -quien será nuestro yerno- en el camino que el Rey tiene para ellos. No creo que haya nada más gozoso para un padre o una madre… así que hay que celebrarlo. Igualmente Dios nos está dando este domingo otra razón más para celebrar: Natalia -nuestra segunda hija- está cumpliendo 16 años (ahhhh… la belleza de la juventud!) y planeamos festejarlo en familia con ella. Natita es el resultado de la gracia de Dios para Patty y para mí… como le dije el otro día a un buen amigo, no creo que sea pesado o latoso (o presuntuoso) reconocer la obra del Rey en nuestros hijos… y nosotros lo hacemos con los tres preciosos chicos que Dios nos dio para que se los criáramos… Natita es la luz de nuestros ojos (bueno, una de las tres luces)… me parece increíble que hayan pasado 16 años desde que la tuve en mis brazos por primera vez (pesando menos de 5 lbs)… era tan pequeña que temimos por su vida… me parece más inverosímil aún pensar que hace un año estaba bailando con ella el vals de quinceañera. ¡Feliz cumpleaños hijita!
Como te dije: Hay que celebrar!

Y tú… ¿te das cuenta que tienes por qué celebrar?
Espero que así sea… porque si no es así, tu vida es probablemente muy aburrida y con toda seguridad tienes un espíritu muy desagradecido.
Y eso, simplemente no va con la naturaleza de un seguidor de Jesús.
Allí te dejo la inquietud!

 

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s