1500! Un pensamiento sobre la disciplina…


Estoy contento. Esta noche estoy escribiendo mi post #1500 consecutivo… eso significa que durante las últimas 1500 noches he tenido la salud y la oportunidad para sentarme con tranquilidad (a veces, no en un ambiente tranquilo) y compartirte lo bueno e interesante que el Rey está haciendo en mi vida… aunque a veces por mis limitaciones como escritor no lo haga sonar tan bueno o tan interesante. Cada noche -casi siempre después de la medianoche- escribo entre 500 y 600 palabras sobre lo que Dios me está enseñando… y -como bien me lo dijo Natalia mientras la llevaba a su Escuela esta mañana- el blog se ha vuelto “parte de mi vida”. Como buen padre, aproveché su observación para decirle algo que “sonara a palabras de profunda sabiduría”: que algo se vuelva parte de la vida hija, es la clave de la disciplina.
Hmmm… entre más lo pienso, más lo creo.

En aras de la exactitud histórica debo decir que no me considero una persona disciplinada; más bien creo que esta es un área en la que necesito crecer muchísimo. Pero eso no quiere decir que cuando me lo propongo no sea capaz de hacer lo que los que son conocidos por su férrea disciplina logran a fuerza de voluntad. Veo que hay algunas cosas que -por la gracia de Dios- se han vuelto “parte de mi vida”… mi tiempo con Dios, la lectura, mi relación profunda con algunos de mis amigos… y este blog. Para serte honesto hay muchas áreas en las que no he podido querido disciplinarme. En el caso del blog comenzó -como te lo he dicho en algún otro momento- como un ejercicio de constancia (porque sentía que me hacía falta) y como un experimento de comunicación. Mi idea era escribir diariamente por un año y “ver lo que pasaba”. Al escribir a diario, el experimento se volvió parte de mi vida y lo que iban a ser 365 noches se han vuelto 1500; por cierto, creo que la idea de intentar comunicarme funcionó ya que he tenido casi medio millón de visitas en este período.

Esta noche quiero animarte a decidir con sabiduría qué es lo que quieres que “se vuelva parte de tu vida”. Obviamente, algunas cosas no te resultarán difíciles… no es duro ser constante en ver TV varias horas al día, o pasar horas en las redes sociales… cosas como jugar videojuegos, hablar con tus amigas “cosas sin profundidad”, escuchar música, comer lo que se te antoje o o simplemente “perder el tiempo” llegan a integrase en la vida sin que uno se esfuerce… pero no por eso serás “disciplinado”. Sin embargo sé que puedes disciplinarte… estoy seguro (hmmmm… casi seguro) de que te bañas a diario, te lavas las manos antes de tomar tus alimentos y te cepillas los dientes después de comer. Esos son hábitos que requieren disciplina… pero no te consideras “disciplinado” al hacerlos porque has hecho que sean parte de tu vida.
Y esa es la clave de la disciplina.

Así que… ya se trate de escribir un blog, bajar unas libras, hacer ejercicios, aprendes un nuevo idioma, terminar tus estudios, hablar de Cristo a quienes te rodean, leer la Biblia de pasta a pasta, participar de un ministerio, asistir a todos los cultos de tu iglesia, diezmar, cambiar tu carácter o lo que sea… no te engañes pensando que “no tienes la disciplina para lograrlo”. Toma una decisión… y haz que sea parte de tu vida.
Comienza hoy. Punto.

Allí te dejo la inquietud…
Y como te he dicho estas últimas 1500 noches:

 

Nos vemos mañana.

 

 

2 pensamientos en “1500! Un pensamiento sobre la disciplina…

  1. Qué bendición enorme poder leer a diario su blog, como siempre me deja pensando en las cosas que puedo y debo mejorar en mi vida, entre ellas la disciplina, sabe que justo en la oficina comenzarán unas clases y tengo que estar desde las 6:30 am, lo que significa levantarme muchísimo más temprano, estaba pensando que me sería sumamente difícil lograrlo pues me gusta dormir y me cuesta madrugar, pero luego de leer su blog es como que Dios me está mandando un mensaje, y todo es posible si me decido a ser disciplinada! Gracias por ser una canal de bendición para todos los que le leemos y felicidades por sus 1500 post, lo único que yo puedo lamentar es no haber llegado a Vida Nueva antes, pero sé que Dios me ha llevado en el tiempo propicio con ustedes y grandes cosas Él hará!. Bendiciones Hermano Julio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s