Desaceleración…


  1. Desacelerar: Disminuir la velocidad | Retardar, disminuir la rapidez. Verbo transitivo.

Desacelerar fue mi consigna para este día… es que tengo ya algunas semanas en las que apenas he tenido tiempo para nada que no sea cumplir con mis responsabilidades ministeriales… para serte honesto, estos últimos días hasta mis tiempos con Dios han tenido el sabor a “ser parte de mis quehaceres” y eso es algo que… ¡no me gusta!

Con la excepción de una reunión de una hora para tratar un asunto ministerial de urgencia, pasé mi día libre haciendo lo que se supone que uno hace en sus días libres: realicé algunos mandados, fui de compras, hice trámites bancarios (en línea, claro), y arreglé “problemas” de la casa de esos que vas dejando “para después” por la eternidad (tú sabes, pintura, chorros, etc.)… incluso Patty y yo comenzamos con algunas de nuestras compras de Navidad…¡increíble!. Luego en la noche salimos junto con nuestros dos hijos “a caminar” y “a no hacer nada”… y esta noche estoy comenzando a leer un libro que estaba en una de mis libreras ya desde hace ratos, esperando un momento de desaceleración en el que pudiera sentarme a leerlo con una buena taza de café.
Buen libro… buen café.

Si sigues este blog regularmente sabes que el fin de semana pasado fue especialmente agitado… no sólo por la cantidad de ministerio, sino por las implicaciones de largo plazo de algunos de los eventos que sucedieron en él. El más grande es la conversión de VidaNueva Lourdes a un Campus de VidaNueva San Salvador… a lo largo de este día recibí llamadas y correos de varios miembros de la iglesia muy interesados en aportar ideas y ofrecer ayuda para lo que sucederá en los próximos meses. Me llena de alegría ver el interés de tantos por la obra y por el Reino… y, aunque no tenemos aún cada pequeño detalle afinado, me anima ver hacia adelante y me hace pensar que vienen algunos meses en los que habrá más aceleración… razón extra para disfrutar de un día completamente desacelerado.

Mi consejo -y mi deseo- para ti esta noche es que tú también, al menos de vez en cuando, disminuyas la velocidad… si Jesús mismo lo hizo con sus discípulos ¿cómo no hacerlo también nosotros?

Por cierto, este libro que -por fin- estoy leyendo está más que excelente… ya te contaré un día de estos.

 

Nos vemos mañana.

2 pensamientos en “Desaceleración…

  1. Merecido descanso Pastor.
    Tranquilo con lo de Lourdes, Si estamos buscando primeramente el Reino de Dios, seguramente estamos en el camino y lugar correcto. Dios está en control.
    Bendiciones para usted y familia
    Patty de Garcia

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s