Lo sentimos mucho… “no tenemos sistema”


Este día tuve una de esas experiencias espeluznantes para cualquier consumidor en este planeta. Fui a un banco local -el nombre es irrelevante… digamos que ha sido mi banco hasta este día- mi propósito era simple: cerrar la cuenta de una tarjeta de crédito que no ocupo -con saldo a cero- porque me estaba generando un costo mensual por “membresía”. El procedimiento es largo, engorroso, lleno de “largas esperas” al teléfono (proporcionado por el mismo banco dentro de su sucursal), preguntas sobre “por qué quiere usted cerrar la cuenta Sr. Contreras?”, más esperas, más números que recitar, fechas, una vez más “por qué quiere usted cerrar la cuenta Sr. Contreras?” más esperas -una de casi 5 minutos completos cronometrados- ofrecimientos de “remover los cargos que sean necesarios”, explicaciones de que perdería el programa de acumulación de puntos (en el cual sólo tenía $1)… la misma pregunta sobre mis razones para cerrar la cuenta… luego de casi media hora de esto le expliqué con amabilidad a mi interlocutor (el tercero en línea) que yo entendía que su trabajo era evitar que yo cerrara la cuenta pero que mi decisión estaba tomada. No le gustó… pero dejo de hacer las mismas preguntas… aunque me volvió a dejar colgado mientras hacía “otros trámites”. Finalmente -casi 45 minutos al teléfono- me dijo: “su cuenta está cancelada, pero para que tenga efecto esta cancelación debe firmar una carta en la sucursal en la que se encuentra. Si no lo hace el día de hoy esta cancelación quedara anulada”. “¡Perfecto… estoy acá y no me iré sin firmarlo!”

Pasé a uno de los escritorios, expliqué mi caso y me informaron -sin ser amables, sin ser groseros… sólo indiferentes- que tenía que tomar un número en el sistema (¡perfecto!)… tomé el número y esperé 65 minutos más (así es, 1 hora con 5 minutos)… todos los demás en el banco fueron atendidos en este tiempo… pero, si había que esperar… ¡había que esperar! -aunque después de dos horas ya estaba perdiendo la paciencia. Finalmente mi número fue llamado… la señorita -no amable, no grosera… indiferente- me pidió mis datos nuevamente… tomó mi documento de identificación y salió a… no se a qué, pero salió de su escritorio. 15 Minutos después (casi 2 horas y media en el banco) regresó y me dijo -no amable, no grosera… indiferente- lo lamento pero “no tenemos sistema” y su carta no puede ser firmada. Le expliqué lo que me había tomado en tiempo y me repitió: como le digo, “no tenemos sistema” tiene que venir otro día. “Pero… la persona en el teléfono me dijo que si no lo hacía hoy la transacción quedaba inválida” La respuesta de esta señorita -no amable, no grosera… pero muy indiferente- fue un simple “así es”.
“No tenemos sistema”… he allí una frase contra la que no puedes hacer mucho.

Si me conoces sabes que no soy el tipo de persona que estalla en su temperamento… pero en esos momentos estaba casi listo para convertirme en una mezcla de Hulk,
el Grinch, Gargamel y los Gremlims… me contuve… pedí ayuda y me dijo -no amable, no grosera… muy indiferente- “venga más tarde, si hay sistema, pase sin hacer cola”. Musité un “gracias” y salí de allí -con mi testimonio intacto- pero con el sentimiento de que una institución a mi servicio, a quienes he pagado dinero en exceso cuando he usado sus servicios (la tarjeta en mención genera 36% de interés anual si no la pagas de contado) simple y llanamente me maltrató. Como pude, hice tiempo por la tarde y regresé… y aunque ya había sistema “sólo me tomó” 30 minutos más firmar la carta. Una vez más no fueron groseros, no fueron amables… fueron muy indiferentes.

¿Lecciones en esto? Creo que hay muchas. Algunas personales (definitivamente Dios quiere trabajar en mi paciencia)… otras Institucionales (¿Será que las iglesias somos “no amables, no groseras… sólo indiferentes” con nuestros visitantes?). Y a ti… ¿te han dicho alguna vez que la institución en la que estás tramitando algo “no tiene sistema”?¿Cómo te sentiste?
Por supuesto, este banco tiene un cliente menos a partir de hoy.
De todas maneras…a sus empleados esto les es indiferente.

Nos vemos mañana.

7 pensamientos en “Lo sentimos mucho… “no tenemos sistema”

  1. Julio:
    No quiero ser indiferente, así que por favor danos el nombre del banco y estoy seguro que varios enviaremos copia de esto a esta institución para que talvéz por un momento, no sean indeferentes. Que buenísima experiencia !! Ya formas parte del selecto grupo de usuarios que no tenemos privilegios en estas instituciones…Será el banco del mundo ??!!
    Mario

  2. Hermano Julio,
    Glad to hear you “kept your testimony” under trying conditions. In this brave new technological world it is easy to find yourself feeling like a “0” digit in a binary code. My sincerest hope for Heaven is that it is not and will never become the epitomy of “high tech”. Otherwise, I might have to put in for a transfer to some more remote part of the universe LOL.

  3. creo que su post trata mas sobre la indiferencia que sobre el sistema… definitivamente una iglesia indiferente es una iglesia fria… Que Dios nos libre de que cada uno lleguemos a eso… gracias por hacernos pensar!
    Bendiciones!

  4. me acabo de sentir como la chera esa hahaha…. yo no soy amable, no soy grosero soy indiferente. Y no me refiero en la iglesia, si no en la vida….definitivamente me ha dejado mucho en que pensar.

  5. El “Sistema” esta diseñado para que el cliente se aburra y no haga el tramite que iba ha hacer eso es igual que todas aquellos empresas de servicios ya se de telefonía celular fija, Internet Etc Etc que cuando uno quiere ir a darle le baja los servicios se tardan un mundo pero ahí Dios tiene el control, bendiciones y que buen ejemplo a seguir de no exaltarse con los demás, saludos

  6. Hubiera puesto el nombre de la empresa… y hubieran perdido un par de clientes más, en cuanto a aplicar la situación a la iglesia creo que Vida Nueva no es así sin embargo es dificil cuidar a tantas ovejas cuando la iglesia cada vez va más en aumento, yo he intentado servir en ministerios y hasta la fecha no he podido lograrlo 😦 y el deseo sigue en mi corazon porque siento que es una manera de mantenerme mas conectada con Dios

    • Joy,
      Jajaja… el nombre del Banco es lo de menos… no escribo el post para “vengarme”… aunque creo que los clientes debemos ser un poco más reactivos ante los malos tratos de empresas como estas. Lamento que no hayas podido integrarte a un ministerio… déjame ver que hagamos algo cuanto antes.
      Abrazos!

      J.-

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s