Este banquete se ha terminado…


Propiedad de NetoFlores Photography

Panoramica OSCES Alma y Verdad. ®NetoFlores Photography

Esta noche llegamos al final de Revolución Espiritual… y ¡que final!… ¡que banquete! Sin temor a equivocarme puedo decirte que si no estuviste allí en cada una de las sesiones te perdiste de mucho. La música congregacional estuvo a todo vapor (Willo y la banda estuvieron particularmente encendidos)… y la música especial fue igualmente increíble. Ya te he hablado de la gran bendición que fue tener al Maestro Mauricio Solís y la Orquesta Sinfónica Cristiana de El Salvador el domingo en el concierto de Alma y Verdad (la foto arriba te da una idea de la plataforma ese día… los créditos le pertenecen a NetoFlores Photography); pero la buena música no termino allí… William Zetino, Karen Guevara y Samuel Bautista cantaron a Dios respectivamente entre lunes y miércoles… VidaNueva había ya antes escuchado a William y a Karen (a mí siempre me ministran)… y esta noche tuvimos el gusto de adorar en el alma al Rey de reyes al escuchar a Samuel cantar… su talento me impresiona, pero me impresiona más el que lo ponga al servicio de Dios. William, Karen y Samuel fueron además  una bendición adicional porque los tres son parte de nuestra congregación.
En resumen: un verdadero banquete de adoración.

Y del Dr. Ron Herrod… ¿que más te puedo decir?… es uno de los mejores predicadores que conozco… 53 años de ministerio le han hecho hábil, talentoso, articulado, ameno, conciso, preciso, claro, directo, agudo, amable… y le han permitido desarrollar un gran número de las cualidades humanas que hacen que un orador sea “grande”. Pero Ron tiene algo más… la presencia de Dios es evidente en su vida, en sus pensamientos, en su doctrina y en su comunicación. Te confieso que traducirle es una verdadera delicia… no solo por el contenido, calidad y cadencia de su predicación, sino porque es notorio que “Dios está allí”.
Tuvimos un suculento banquete en la Palabra.

De hecho, aunque la Orquesta Sinfónica, los cantantes, y el predicador fueron de gran calidad, Revolución Espiritual tuvo algo más precioso… más trascendental… superlativamente superior a las capacidades humanas de quienes allí participaron. Me refiero a la presencia de Dios. Nada es comparable a esto. Nada se acerca siquiera. La convicción de pecado, las decisiones tomadas, las vidas cambiadas y todo lo que surja de estos cuatro inolvidables días será por una sola razón: Dios.
Tuvimos un inigualable banquete espiritual.

Si no llegaste a Revolución Espiritual, te animo a que escuches los mensajes (ya están en la página de VidaNueva…  puedes también dar clic en la gráfica que está a la derecha de este párrafo). Estoy seguro que te serán de beneficio… aunque también creo que no hay nada como haber experimentado “en vivo” la presencia de Dios estos últimos días.

Ahora la vida sigue. Como todo banquete, este también tenía que llegar a su fin. Toca ahora poner en práctica lo aprendido y hacer los ajustes reales en el andar diario para que experimentemos una Revolución Espiritual.

Y colorín colorado, este banquete se ha terminado.

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s