Sobre escuchar a Dios…


Hoy por la mañana, para abrir el día de trabajo que tuvimos con el Staff de VidaNueva (una encerrona de casi 10 horas) Steve nos compartió algunos principios sobre la necesidad que tenemos de esforzarnos por escuchar a Dios…el pasaje que expuso fue Habacuc 2 (Sobre mi guarda estaré, y sobre la fortaleza afirmaré el pie, y velaré para ver lo que se me dirá, y qué he de responder tocante a mi queja) y se refirió a como el profeta utilizó la analogía de un guarda para describir el estado de atención con el que esperaba el mensaje de Dios para él. Piénsalo. Todo atalaya urge de silencio, soledad, perseverancia y paciencia  para escuchar con atención los sonidos de cualquier ataque. La comparación natural es evidente… son esos mismos elementos los que debemos procurar cuando tratamos de oír lo que Dios tiene que decirnos.

Dios habla. Punto. No, no lo hace en voz audible… y estoy persuadido que tampoco recurre a los sueños, escrituras en la pared o al uso de animales parlantes (como sí sucedió en los tiempos Bíblicos). Pero, no te engañes… él ciertamente no se ha quedado callado; lo que sí es probable es que nosotros hayamos perdido la capacidad de escucharlo… o quizás sólo hayamos dejado de tratar de hacerlo. Dios habla. Habla alto y claro por medio de las Escrituras… el Espíritu es su emisario y su voz es la que -sin usar sonido alguno- resuena potente en lo más profundo de nuestros corazones… cuando estamos prestando atención.

Esta noche te animo a que tengas la actitud de Habacuc. Muéstrate dispuesto a “velar para ver lo que se te dirá” si es necesario. Acércate a Dios para escucharlo más que para dictarle tus deseos (o tus necesidades)… búscalo a solas… en silencio… apaga la TV, el celular, la computadora, la consola de juegos y el mundo entero si es necesario para que nada distraiga tu atención de cualquier indicación que él te vaya a mostrar en su Palabra… no te des por vencido, más bien usa de la paciencia que sea necesaria hasta que le hayas escuchado.

Esta noche estoy muy cansado. Fue un día largo e intenso… así que me dispongo a apagar todo y tratar de escuchar a Dios a solas antes de dormir.
Buenas noches.

 

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “Sobre escuchar a Dios…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s