Cambio de planes…


Las lluvias de estos días han causado -o al menos, deberían haber causado- que todos en El Salvador recordemos lo afirmado por el profeta Jeremías:

Conozco, oh Jehová, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus paso (Jeremías 10:23)

El salmista lo complementó con lo dicho en Salmos 37:23

Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, Y él aprueba su camino.

La sabiduría popular afirma lo mismo, pero de otra manera: el hombre propone y Dios dispone. En ambos casos es cierto.

Según mis planes y cálculos, esta noche el Staff de VidaNueva y un servidor estaríamos en algún lugar apartado del país realizando nuestro retiro anual de para orar, pensar, hablar, trabajar, planear y soñar juntos. Lo hacemos cada año en un par de ocasiones y siempre resulta extremadamente revitalizador en muchos sentidos. En esta ocasión, yo personalmente había estado anticipando esta salida a causa de lo que sé que se nos avecina… todos los preparativos estaban hechos, los planes ordenados, las agendas preparadas, los detalles arreglados… te confieso que incluso durante el inicio del fin de semana pensé que no habría que suspender nada y seguir con el programa… pero Dios tenía planes diferentes. Hasta donde entiendo el sitio donde sería nuestro retiro está en un área de las que fue más severamente dañadas por las lluvias y será materialmente imposible llegar hasta allí en algún tiempo. ¿Me habría gustado que fuéramos? Sí. ¿Me siento frustrado? No. Por un lado pienso que “suspender un retiro” por trascendental que este sea no se compara con las pérdidas reales que muchos han tenido en nuestro país en los últimos días… creo que -en ese aspecto- cualquiera que no pone en perspectiva los cambios de planes es muy… hmmm… corto de vista (para usar un término agradable). Por otro, me consuela saber que Dios nos protegió de estar en el lugar de retiro mientras las lluvias caían… es decir, mejor no poder ir que no poder regresar ¿no crees?

A propósito… la parte romántica de orar, pensar, planear, hablar y soñar ha quedado para más adelante. Pero la sección de trabajar no puede posponerse… así que nos reuniremos acá en San Salvador mañana y me temo que será un día muuuuy largo con el Staff. Luego te cuento.

Esta noche te animo a que no te frustres con facilidad cuando Dios -por medio de las circunstancias, o por su indicación directa a tu alma- te cambia los planes. Dios siempre tiene razón… su plan siempre es mejor… su tiempo siempre es perfecto. Lo que pasa es que a veces no razonamos como él, no aprobamos lo mejor y no entendemos lo que es perfecto… y entonces nos frustramos.
No lo hagas. Los planes de Dios siempre son mejores.
Nos vemos mañana.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s