El cielo sigue llorando…


Esta noche escribo una actualización del estado de las cosas en nuestro país. Han transcurrido casi 24 horas desde mi último post… y a estas horas de la noche -casi las 12 pm- sigue lloviendo en prácticamente todo el territorio de El Salvador (y en los países vecinos) aunque, a Dios gracias, la intensidad ha disminuido sensiblemente. En total, ya van 6 días en los que el cielo ha llorado sin detenerse… como te imaginas, esto ha producido que haya mucha gente en necesidad y muchas oportunidades para ayudar. Te pido que no dejes de orar por los salvadoreños…

El día comenzó de manera extraña. Koky López -pastor a cargo del campus Miralvalle- me llamó temprano para decirme que las inundaciones y derrumbes le tenían incomunicado de la capital (vive en las afueras de la ciudad). Después de horas de tratar, los López tuvieron que volverse a su casa (donde se quedaron el resto del día, sanos y salvos). Situaciones similares le sucedieron a muchos en la Iglesia… las calles están inundadas, puentes derribados, muchos árboles caídos… así que el resultado fue que la asistencia regular a la Iglesia tuvo una baja sensible (yo diría que un tercio de la congregación no llego). VidaNueva Lourdes se vio obligada a cancelar por completo su culto en la mañana. En realidad, si un domingo en el año era válido quedarse en casa y no ir a la Iglesia… ese domingo fue el día de hoy.

Por otro lado, a pesar de tener audiencias relativamente más pequeñas, me gustó mucho adorar al Rey junto con los que allí estuvimos. Tuve mucha libertad en todos los servicios para predicar sobre algunas lecciones que encuentro en el relato de la última cena… la bendición de la comunión íntima con el Rey -incluyendo la enseñanza doctrinal que Jesús dio a través de la misma-… la realidad de la crisis inmediata que enfrentaron los discípulos justo después de “esa fidelidad” (un riesgo que todos tenemos)… la confianza impertinente de Pedro al alegarle a Jesús que él no caería… (si quieres escuchar/bajar el mensaje da clic acá). Luego, como Iglesia tomamos la Mesa del Señor… la cena, la eucaristía, la comunión… como desees llamarle… pero, vista desde un plano no-religioso fue un momento precioso. Me gustó.

Esta noche me voy a acostar pensando en quienes están damnificados… las imágenes en la TV y las redes sociales son impactantes… mañana las escuelas y universidades continuarán cerradas… sólo me consuela ver que tantos están ayudando… y que nada se ha salido del control de Dios.

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s