Orad sin cesar…


1Tesalonicenses 5:17 es simple. Dice básicamente: creyentes, oren continuamente, en una plegaria prolongada… sin parar, sin detenerse. Este es uno de esos versículos que causan perplejidad en algunos… no porque sea difícil de entender (¿quien no comprende las tres simples palabras que lo conforman?) sino porque implican una realidad que es fácil de pasar por alto y por tanto se vuelve difícil de aceptar. Si no aceptamos tal realidad el mandamiento corre el riesgo de ser descartado como una idea impráctica porque… ¿quién es capaz de orar todo el tiempo?

Pensémoslo juntos por unos instantes. Orar es comunicarnos con Dios… ¿cierto? No es recitar un rezo prefabricado… ni es cerrar los ojos y agachar la cabeza musitando entre dientes una letanía de palabras religiosas… no necesariamente es arrodillarse, entrelazar las manos o adoptar cualquier otra postura física. Orar es comunicarnos con Dios dándonos cuenta de que estamos delante de su presencia. He escuchado al orar -y creo que yo mismo lo he dicho- la expresión “Señor, llegamos ante tu presencia…” y aunque entiendo la intención de la frase me parece que está equivocada. La oración no nos “transporta” a la presencia de Dios… Dios está con nosotros todo el tiempo. Al orar simplemente decidimos prestar atención a su presencia y procedemos a conversar con él. Por eso deberíamos “orar sin cesar”.

¿Sabes? confieso que a veces soy culpable de orar sin recordar esta realidad. No importa si hago una oración corta antes de comer o larga en mis momentos a solas con el Rey… y parece que tampoco hay diferencia si lo hago en público o si sucede en privado. Mi error consiste en olvidar que cuando cierro los ojos y digo “Señor” no estoy transportando a Dios a la habitación… ni cuando digo “Amén” lo estoy expulsando de ella. Dios está allí antes de que la oración “inicie”… y estará conmigo -presente en el pleno sentido de la palabra- aún después que esta “termine”. Ignorar a alguien presente es de mala educación ¿no crees?… así que debería yo -al menos mentalmente- mantener la conciencia de su presencia. Así podría “orar sin cesar”. Te propongo que la misma verdad se aplica a ti.

Esta noche te animo a que te des cuenta que aunque no lo percibas, el Rey está presente. Habla con él. Tómalo en cuenta. Sé consciente de que tu comunicación no comenzará con decir “Padre Nuestro” y no finalizará al decir “en el Nombre de Jesús”. Él nos bendijo con su presencia constante precisamente para que pudiéramos comunicarnos con él en todo momento… tener comunión continua… o, como Pablo dijo a los creyentes de Tesalónica: orar sin cesar.

Nos vemos mañana.

5 pensamientos en “Orad sin cesar…

  1. Pingback: Dad gracias en todo… |

  2. Perdón , pero es que el tema me atrae sobremanera , fíjate que hace un tiempo pensando en lo que tu dices llegué a la conclusión de que ” Uno ora como vive y vive como ora” , así que si Orad sin cesar es vivir en la presencia de Dios , mi argumento es que no oramos sin cesar porque no nos interesa vivir en su presencia , lamentablemente lo único que interesa es que Dios responda nuestros deseos y peticiones aunque algunas de ellas solo tienen que ver con nosotros y no en favor de él como lo enseña Jesús en el Padre Nuestro . ” Ahí te dejo la inquietud”

    • Rodolfo!
      Yo sé que tu corazón late al ritmo de este versículo… tu argumento es precisamente tu conclusión… por un lado creo que la realidad de la presencia de Dios es lo que “amarra” todos esos pequeños versículos al final de 1Tesalonicenses… por otro, veo la lucha constante en mi carne de “olvidar” que él está siempre presente.
      Un abrazo amado hermano… te llamo uno de estos días

      J.-

  3. Hola Amado Pastor : Totalmente de acuerdo , la oración más que repeticiones vanas , es un estilo de vida donde practicamos la presencia de Dios, y en nada contradice la oración modelo , el problema es que esa misma oración la hemos convertido en una “vana repetición” , si ponemos el cuidado necesario nos daremos cuenta que ya Jesús le dio importancia a lo que tu haces referencia : Padre Nuestro QUE ESTAS …

  4. Amado Pastor.-

    Julio, tu publicaste un estudio acerca de la predicación expositiva. Estoy colaborando con una Iglesia aquí en Houston y me parece que esa enseñanza les seria muy útil. Yo lo tenia, pero mi disco duro se arruino, asi que te ruego por favor (si te es posible) me lo hagas llegar a mi correo marioamayam@hotmail.com . Gracias Julio por tu ayuda y espero verte por allí cuando regrese.

    Mario.
    .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s