Estad siempre gozosos…


Un principio simple… profundo… pero sobre todo muy desobedecido. Este pequeño versículo (1Tesalonicenses 5:16) no dice que “sintamos siempre alegría” -porque a veces los sentimientos no admiten el control que quisiéramos darles- sino que “escojamos en todo momento complacernos con las circunstancias que enfrentamos”. La forma imperativa en la que se encuentra la hace un comando… Dios nos ordena que elijamos el estado de ánimo con el que enfrentaremos la vida… y ese estado de ánimo puede ser positivo -llenándonos de gozo- o negativo… saturándonos de amargura, resentimiento y temor
¿Qué deberíamos hacer? hmmm… sugiero que le obedezcamos.
Estad siempre gozosos. Punto.

¿Sabes? los seguidores del Rey no deberíamos tener un problema racional para escoger el gozo siempre. Tenemos el mejor de los futuros totalmente asegurado, contamos con la protección, provisión, presencia y poder de Dios continuamente en nuestras vidas… nada puede separarnos del amor de Cristo (ni nosotros mismos), todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas, el Espíritu de Dios ha escogido hacer de nosotros su morada permanente, tenemos amigos para inundar nuestro mundo-si así lo queremos- y el respeto mismo del Rey que nos permite aislarnos y tomar nuestras propias decisiones. La vida tiene propósito, la edad nos permite madurar y no sólo envejecer, las pruebas nos hacen crecer espiritualmente y aún las “leves tribulaciones momentáneas” que solemos llamar crisis producen en nosotros una conciencia constante de que estamos encaminados a la gloria con nuestro Señor. No somos perfectos… y no tenemos que serlo. No somos capaces tampoco… pero es otra cosa que tampoco no tenemos que ser. No somos ricos -al menos la mayor parte de nosotros- pero eso no tiene porque hacernos miserables. De hecho, la miseria no es más que el estado de ánimo que escogemos cuando renunciamos al gozo de Dios. Las cosas no siempre salen bien, pero nunca se salen del control de Dios. Las personas no siempre nos responden, pero Dios nunca nos defrauda. A veces no hay trabajo, pero la gracia de Dios siempre es suficiente. Las condiciones pueden impedir nuestros sueños, pero no hay nada que impida el gozo de Dios en nuestras vidas… aparte (por supuesto) de nuestra propia decisión de obedecer el simple comando: Estad siempre gozosos.

Esta noche te animo a entender que 1Tesalonicenses 5:16 es más importante y trascendental que un novio insensato o novia inmadura, que un esposo/esposa gruñón o malencarado, que un hijo problemático, que un jefe amargado, que una iglesia fría, que un gobierno inepto o que un cuerpo físico deteriorado o en decadencia. Ciertamente el comando dado a Tesalónica es mayor que un automóvil que no arranca, una computadora en mal estado, un iPod que no puedas comprar o cualquier otra vanalidad que en un año habrá pasado de moda. Estad siempre gozosos es la condición de aquellos que encontramos en el Rey la razón de la existencia, el norte de nuestro peregrinaje y el sustento en cada paso que damos. Y cuando él va con nosotros, cada paso que damos no tiene porque ser un suplicio. Porque con él… podemos estar siempre gozosos.

 

Nos vemos mañana.

 

 

 

4 pensamientos en “Estad siempre gozosos…

  1. Pingback: Dad gracias en todo… |

  2. definitivamente una verdad que a muchos nos cuesta obedecer mas aún cuando estamos dentro de alguna prueba o situación difícil pero es claro que el gozo es algo que decidimos tener y que creo proviene de la esperanza que tenemos. gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s