Octubre 6


Octubre 6… esta es una fecha que ha sido “famosa” en el Staff de VidaNueva… uno de esos chistes generados por el ingenio de Koky López que esta noche no viene al caso explicar. Pero -créeme- este 6 de Octubre se quedará grabado en mi mente…baste decir que tengo en mi mente mucho que procesar y en mi corazón mucho que poner delante del Rey. Ya te contaré.

Mientras tanto, te cuento que hace un par de horas terminé la primera mitad de la materia de Apologética que estoy enseñado este semestre en el Seminario Bautista Vida Nueva. Como maestro, impartir esta clase ha sido un ejercicio interesante (y me imagino que recibirla lo ha sido para los alumnos)… mucha información-en algunos casos, árida-, muchos argumentos racionales, mucho pensamiento… todos estos “muchos” se encuentran frente a muchas dudas, muchas preguntas y muchos señalamientos de quienes no creen en Jesús. Bueno, algunos ni creen en Dios… otros no creen en nada. En realidad, el proceso de la razón es el único camino a la Fe (¿cómo puedes creer sin razonar?)… pero es un camino que sólo lo lleva a uno hasta la puerta del territorio llamado “Fe”; dar el paso siguiente y cruzar ese umbral para entrar a una vida de fe es cuestión de la voluntad de cada uno.

Piénsalo. Al evangelizar -y me atrevo a decir que también al discipular- sólo podemos acompañar a otros hasta la entrada de la fe. El evangelismo no es un método en particular, sino un proceso en el que razonamos con quienes están buscando la verdad el porqué deben entregarse al Dios de las Escrituras encarnado en Jesús. Este proceso busca remover todos los obstáculos mentales (racionales) para que la persona llegue hasta la puerta de la fe… en el camino es posible que nos toque animar, exhortar, advertir, demostrar y comprobar con nuestra vidas que la ruta es la correcta. Pero hay un momento en el que la persona a quien le estamos compartiendo tiene que tomar una decisión (racional) de creer en las Escrituras que le revelan a Jesús y que nosotros le hemos mostrado… y entonces entregarse a una vida de confianza en él.

No puedes forzar a nadie. Ni a tus hijos, ni a tu esposa, ni a tus hermanos, ni a tus amigos. Pero puedes mostrar, demostrar, enseñar, razonar y comprobar que necesitan a Jesús… y luego puedes rogar… rogarle a la persona que lo considere seriamente y rogarle al Rey para que el Espíritu Santo haga la obra que tú y somos incapaces de lograr.

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “Octubre 6

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s