¡Vendido!…


Judas. Su solo nombre evoca los sentimientos más agudos de rechazo y repugnancia. Traidor, desleal, infiel, hipócrita, rastrero, mal amigo… la lista de epítetos para este tristemente célebre personaje es más larga y contiene acusaciones más despreciables que una canción escrita por Paquita la del Barrio en una noche de depresión en la que su misandria esté exacerbada. ¡Y con razón!  Marcos hace el énfasis sobre el hecho de que Judas era “uno de los doce”… no era un soldado raso en el ejército del Señor sino más bien uno de los generales al mando. No era un recién convertido en la iglesia… era uno de los integrantes del equipo pastoral de Jesús. No era uno del montón… era uno de los doce.
Pero Judas traicionó a Jesús.

He estado pensando en Judas ya por algunas semanas. La razón es que estoy por predicar en VidaNueva el pasaje que narra la manera en que entregó a Jesús… me estremece leer como tomó él la iniciativa y decidió vender a su amigo sin siquiera ponerle precio. Al estar ante los principales sacerdotes el Iscariote preguntó de manera desfachatada: “¿Qué me queréis dar y os lo entregaré?” Le ofrecieron 30 piezas de plata y -en su alma- dijo “¡vendido!” Me impacta pensar que después de acordar el precio y fraguar los detalles de la traición regresó a “la comunión” de sus compañeros de ministerio… y actuó como si nada hubiera pasado. Nadie lo notó, nadie lo imaginó… Judas simplemente esperó a que el momento oportuno sucediera para dar su golpe mortal: la traición al Rey de reyes y Señor de señores. Judas decidió que ofrecer a su Maestro sobre el altar del beneficio inmediato (léase dinero rápido) era válido… y no dudo ni un segundo en hacerlo.
Ah… lo entregó con un beso.
Añade la palabra cínico a la lista de acusaciones despreciables.

¿Han habido más Judas en la historia? Hmmm… sí y no. Por un lado, la traición histórica que este mal hombre cometió es única en los anales de la humanidad. Jesús dijo que “bueno le fuera a ese hombre no haber nacido”. Por otro, creo que el camino que el traidor trazó (tomar la iniciativa, ser barato, actuar hipócritamente y luego ser cínico con sus hechos) es demasiado común. Piénsalo. Lamentablemente, hay potencialmente un Judas dentro de cada uno de nosotros. Traicionamos a nuestro Rey por el efímero gusto que el pecado -a veces grosero, a veces socialmente aceptable- esté dispuesto a ofrecernos… nos vendemos baratos y luego regresamos a la comunión con los hermanos como si nada hubiera pasado. Y entonces…cínicamente adoramos (adorar es un término que en griego puede también traducirse como besar). Al ver su amor por nosotros, no es raro que nos remuerda la conciencia y corramos arrepentidos a devolver las 30 piezas de plata de retribución temporal que recibimos, pensando que al devolverlas aplacaremos la culpabilidad.
No funciona.
La traición está hecha.

¿Sabes? Tú y yo corremos el riesgo de recrear el drama de la deslealtad de Judas cada día de nuestras vidas. Jesús lo sabe, tal como supo acerca de Judas todo el tiempo. Por eso esta noche te animo a que valores más tu relación con el Rey y te cuides de no caer en la trampa que la carne constantemente pone frente a ti. No es sólo “un pecado” hermano, es traición. Tómalo muy en cuenta. Si estás acariciando cometer una vileza grande que niegue tu fidelidad a Cristo… deténte. Para Judas fue demasiado tarde… pero no lo es ni para ti ni para mí.
¿Qué dices?

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “¡Vendido!…

  1. es increible como esto es verdad en nuestro interior, ya que todo comienza en el corazón,primero lo pensamos luego lo ejecutamos y creemos que nadie nos ha visto, se nos olvida ver hacia arriba.
    Sin duda me reta a valorar mi relación con Jesús y a serle fiel por amor a El.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s