Sobre ser y parecer ridículo…


Su nombre es Bill Maher, y como profesión tiene el honor de encontrarse entre uno de los comediantes mejor pagados en el mundo. Si eres un creyente conservador, Maher no sería uno de tus artistas preferidos… es sarcástico, profano, irrespetuoso y arrogante. Pero no te preocupes… si eres un cristiano conservador no eres uno de sus seres humanos preferidos. La convicción de este personaje es que los cristianos y otras personas religiosas sufren de un desorden neurológico que “evita que la gente piense”. Su obra maestra para denigrar la religión y negar a Dios es un documental de 1 hora y 20 minutos producido en el 2008 que se titula “Religolous” (un juego de palabras mezclando los términos “religión” y “ridículo” en Inglés… su traducción sería Relículo). Haz una búsqueda en google y no te costará encontrarlo. Usando sarcasmo, agudeza mental y con la ayuda de la edición fílmica, Maher destroza a sus interlocutores (todos religiosos) mostrando el lado ridículo de la religión y concluyendo que “la fe ha hecho que no pensar sea una virtud”. Esta noche nuestra clase de Apologética en el Seminario consistió -precisamente- de ver Religolous. Mi intención era despertar a mis estudiantes a la realidad del antagonismo práctico que algunos plantean ante el Dios de la Biblia.

Afrontémoslo. La mayor parte de nosotros nunca seremos los exponentes principales a favor del cristianismo en un debate a nivel universitario frente a un filósofo ateo. Lo más probable -al menos estadísticamente- es que nunca escribirás un libro para defender la fe cristiana… ni creo que pases mucho de tu tiempo analizando los argumentos clásicos en favor de la existencia de Dios (cosmológico, teleológico, axiólogico). Pero en la vida te encontrarás con algunos Mahers. Escépticos, sarcásticos, agresivos, escarnecedores, irreverentes… gente común y corriente que creen que “el rincón del mercado que les ha tocado es el de la duda”. Atacarán tu fe señalando las locuras que otros hacen en nombre de la religión. Plantearán dudas haciéndote sentir tonto. Usarán hechos (mezclados con opiniones) que te confundirán. Sacudirán los cimientos de tu experiencia espiritual con una actitud condescendiente… casi como diciendo “eres un pobre ignorante que has decidido creer en algo irracional, pero es comprensible dada tu limitada condición de desarrollo como ser humano”. Los Mahers están por todos lados. A menudo acampan en el mundo académico… o en la supuesta sabiduría de los ancianos experimentados en la vida. Aparecen en las reuniones familiares o en los paseos con tu grupo de amigos. Conozco jovencitos que, embriagados por un poco de lectura sin digerir, adoptan la postura pedante de “saber” que Dios no existe repitiendo frases hechas como “la religión es el opio de los pueblos”. Estoy a favor de leer… ¡por supuesto! Lee todo lo que puedas… pero procesa con tu intelecto lo que lees. No te conviertas en un Maher. Y cuídate de ellos.

A propósito, procesar y pensar es algo que los creyentes debemos hacer más. Si ves el documental te darás cuenta de lo ridículo e ignorante que aparentan ser los creyentes cuando dan “respuestas empaquetadas” a preguntas válidas. Si alguna vez no conoces la respuesta a una pregunta bíblica (o sobre tu fe) se honesto y di un claro “no sé”. Si te das cuenta que hay demasiados “no sé” en tu vida, preocúpate e instrúyete hasta que entiendas el porque de las respuestas y no solo la respuesta en sí. Pero si te encuentras un Maher demuéstrale el amor de Jesús sin esperar cambiarlo o convencerlo. Mucha razón tenía Salomón cuando dijo en Proverbios 26:5-6: Nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él. Responde al necio como merece su necedad, para que no se estime sabio en su propia opinión.
No seas relículo… pero tampoco aparentes serlo.

 

Nos vemos mañana.

2 pensamientos en “Sobre ser y parecer ridículo…

  1. Buenos días Julio,
    No siempre tiene uno un momentico para escribirle, pero quiero que sepa que todos los días procuro tener un momentopara leer su blog. yo pienso que en ocasiones usted debe estar desanimado para escribirlo y depronto hasta pensará que pocos lo leemos, yo no sabría darle una cantidad exacta de lectores, pero lo que si yo puedo decir es que me reconforta, me anima, me exhorta y en pocas palabras me bendice, encontrar cada mañana un mensaje de la Palabra de Dios y saber que el Señor está ahí siempre. Muchas gracias Pastor y le agradezco que aún esos días en los que usted puedo sentir desamino, se acuerde que como yo, muchos pueden estar deseando cada mañana aprender algo nuevo ssobre Dios.

    No deje de enseñarnos!!!
    Un abrazo con mucho cariño y saludos a su querida esposa Patricia!!!
    Diana Marcela Herrera Duque

    • Gracias por tus palabras hermanita… para mí escribir a diario se ha vuelto en un ejercicio muy enriquecedor, pero muy de vez en cuando me preguntó qué tan bueno será para otros lo que escribo… por casualidad, estos días pasados han sido uno de esos “de vez en cuando” y me he andado preguntando si debía hacer un cambio en la frecuencia en la que escribo o un cambio del medio en el cual escribo; así que… tus palabras llegan muy a tiempo y me animan mucho a continuar.
      Saludos a todos por Buca… especialmente mándale un abrazo a Mauricio de nuestra parte.

      J.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s