De la política a la gracia…


Comencé el día en el Desayuno mensual de Hombres de Verdad, el ministerio de varones de nuestra iglesia. Mi interés en esta ocasión era escuchar la enseñanza-testimonio que mi padre daría a los hombres que allí se congregan; el tema no podía ser más adecuado para él: De la política a la gracia.
Escucharlo fue una verdadera bendición.

Más que el tema de una conferencia “De la política a la gracia” es en realidad el título más adecuado para la historia de mi padre. Siendo un joven intelectual y prolífico escritor, a muy temprana edad -empujado por sus ideales revolucionarios- incursionó en la política como una carrera complementaria a su Doctorado en Leyes, llegando a ser Secretario General de su partido, Diputado en varios períodos, candidato a alcalde para la capital de nuestro país, precandidato a la presidencia, Delegado ante el parlamento latinoamericano… la lista es larga.

Sin embargo, tan larga como eran la lista de sus logros políticos, así su vida personal era difícil… complicada. Dios no estaba presente… o más bien, mi papá no estaba ante la presencia de Dios  (incluso ganó un premio escribiendo desde su posición atea un libro llamado “Apuntes para una Sociología de las Religiones” libro que, según nos confesó esta mañana, ahora se alegra de no haber publicado). En 1971 él llegó a Jesús -al ver la conversión de mi madre y gracias al ministerio de un pastor con el corazón de evangelista … y entonces la vida comenzó a cambiar. Dejó la política para incorporarse a las Naciones Unidas,  llegando a ser en pocos años un hombre muy usado por Dios en el avance del evangelio, primero como líder laico y luego -ya de lleno en la obra- como Pastor por más de dos décadas. Aún ahora Dios le usa grandemente en diferentes menesteres de la expansión del reino.
Su vida fue “de la política a la gracia”.

Esta mañana fue -con toda seguridad, para mí y creo que para todos los presentes- una bendición verle a sus 79 años tomar la Biblia y enseñarnos. Al escucharlo no pude evitar pensar en lo terrible que habría sido la vida –mi vida y la de mi familia- si él no hubiera pasado “de la política a la gracia”.
¿Qué puedo decir?.. ¡Gracias a Dios por la gracia!

 

Nos vemos mañana.

2 pensamientos en “De la política a la gracia…

  1. Cuan impactante es el testimonio de un hombre dedicado al servicio del Señor y cuyo fruto se manifiesta en su familia entregada al mismo servicio,¡Que gran legado!. Dios se manifestò en esa reuniòn y nosotros los Hombres del Ministerio agradecemos a su padre por compartir parte de su Historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s