¿Cómo escojo qué predicar?


Te advierto que esta noche este post es muy personal… una especie de “monólogo-reflexión-confesión-queja” sobre una inquietud muy mía (y creo que lo es de otros predicadores). Te la cuento porque en más de una ocasión me han hecho la pregunta: ¿Cómo escoges que libro vas a predicar a la Iglesia?.
Bueno, eso es lo que anda en mi corazón esta noche… así que, aquí te va.

Estoy preparándome para el sprint final en el estudio de la vida de Jesús (en el libro de Marcos)… al hacer la programación de los sermones que se avecinan -y si Dios así lo permite- estimo que estaré terminando de predicar los tres capítulos que aún nos faltan en el libro en las primeras semanas de enero de 2012. Por supuesto, la batalla en mi corazón ya ha comenzado: ¿qué estudiaremos en VidaNueva después de Marcos?
La respuesta es simple: no sé… todavía.
Y no saberlo me pone un poco ansioso.

Te confieso que este ha sido un ciclo recurrente de mi vida durante más de dos décadas… se inicia cada vez con una lucha por encontrar la dirección de Dios en cuanto al libro que estudiaremos en la Iglesia… para esto leo la Biblia, oro, oro, leo la Biblia, leo la Biblia y oro. Luego leo un poco más la Biblia y oro otro poco. Las preguntas son muchas ¿Antiguo Testamento o Nuevo Testamento? ¿Doctrinal o devocional? ¿Histórico o profético? ¿Para resolver un problema específico o para producir crecimiento sostenido? ¿Corto o largo? ¿Un estudio de personaje? ¿Un tema -desarrollado expositivamente, por supuesto? Por momentos me parece que estoy a punto de decir ¡eureka… este libro es! pero al consultarlo en oración me levantó pensando “me habría gustado predicarlo, pero no será esta vez”… y vuelvo a leer la Biblia y orar un poco más. Es un alivio cuando Dios finalmente me confirma en el corazón el rumbo de la predicación. He oído de muchos pastores que sufren cada semana con lo que predicarán el siguiente domingo… ese no es mi caso porque una vez que iniciamos un libro esto nos da rumbo -a mí y a la congregación- por mucho tiempo. Con decirte que al inicio de VidaNueva prediqué el Evangelio de Juan… ¡y me tomó 6 y medio años exponerlo por completo! He tenido el privilegio -y la paz- de exponer por completo Jueces, Josué, Rut, Romanos, Efesios, 2Timoteo, Tito, Pedro I y II, Nehemías, Esdras, Filipenses, Colosenses, Cantares, Eclesiastés, 1Corintios, Jonás, Daniel, Malaquías, Salmos (aunque no completo), Santiago… algunos de ellos en más de una ocasión… además de series específicas en Proverbios, Éxodo, 1Samuel, 2Samuel, algunos profetas menores, Isaías, Jeremías, Mateo, Hechos y Job. Por lo menos esas son las series que en estos momentos vienen a mi mente.
Casi siempre, escoger cuál libro/serie predicaría fue una batalla.

Por ejemplo, me ha sucedido en varias ocasiones que he estudiado un libro completo, lo he bosquejado, diagramado y he comenzado la exégesis debida… pero luego Dios no me ha dado paz y el estudio ha quedado archivado para alguna ocasión posterior. También han habido ocasiones en las que Dios me ha hablado con extraordinaria simplicidad y rapidez… o quizás él siempre me habla así y el que es lento para entender la mayor parte de veces soy yo. Hmmm… a decir verdad esta última alternativa me parece muy posible.
Te confieso que creo que estos días ando lento para oír.

Últimamente -por ejemplo- estuve leyendo y orando sobre la posibilidad de predicar el libro de Oseas… esta mañana incluso di algunos pensamientos devocionales al staff provenientes de este libro increíblemente duro… pero no, no es el libro que estudiaremos luego de Marcos. El mensaje de Dios para mí fue contundente y me gusta pensar que algunas áreas de mi vida fueron renovadas en el proceso… pero -una vez más- será otro estudio que creo que se quedará solo para mí. Al menos, por el momento.
Esta noche me voy a acostar con mi “ansiedad de predicador”
Espero que Dios me hable pronto. Ya te contaré.

 

Nos vemos mañana.

2 pensamientos en “¿Cómo escojo qué predicar?

  1. Saludos Julio!

    Gracias por compartir tanto tus pensamientos como tu vida por este medio, es de bendición para muchos. Solo como una mera casualidad, precisamente ayer terminé de leer Oseas y por mi mente pasó “Que duro ha de ser predicar esto a una congregación” Pero comparto tu pensar y en mi caso puedo decir que algunas áreas de mi vida fueron desafiadas y renovadas en el proceso. Que Dios te siga usando mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s