La solución a la amargura…


En el post de anoche intenté presentarte la triste realidad que le sucede a aquellos que han permitido que “su vaso se llene” de amargura. Digo “triste” por carecer de una expresión más completa… tener la vida amarga es una de las mayores tragedias a las que un ser humano puede enfrentarse. Algo que no mencioné ayer es que Efesios 4:31 contiene -en mi opinión- una lista de las manifestaciones de nuestra amargura: enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Cualquier vida que resida en tales estados de ánimo es miserable. Punto. Por eso, esta noche quiero plantearte la salida que Dios nos ofrece para escapar de esa “aflicción o disgusto que puede llegarle a dar un sabor permanente al alma”… mi propósito es mostrarte que hay solución a la amargura.

  1. Reconoce tu problema. Como en cualquier otro problema de peso, no hay solución posible si no eres honesto contigo mismo y admites que lo tienes. Reconocer la amargura implica aceptar que tu alma está ofendida y que la manera en la que has decidido enfrentar tus ofensas es protegiéndote en un estado de disgusto constante. Acepta que, en el fondo, tu amargura descansa sobre la frustración de que la venganza que desearías que llegara para tu ofensor no toma lugar. Estás amargado porque toda persona frustrada es una persona enojada.
  2. Decídete a hacer algo. Reconocer el problema nunca es suficiente. Pensar que debes salir de allí tampoco lo es. Hasta que el dolor de la miseria no sea lo suficientemente profundo no te decidirás a moverte. La amargura no se quitará ella sola. Dios no te la quitará milagrosamente. Ya te lo he mencionado antes: lo único que nos cambia es el cambio.
  3. Escoge la gracia. El método de Dios para tratar las ofensas es darnos lo que NO nos merecemos… a eso, él le llama “gracia”. Date cuenta que tú mismo eres un receptor de la gracia de Dios… que si no fuera porque existe esta vía estarías condenado a un presente espantosos y una eternidad infernal. Pero, a causa de su misericordia (que hace que él NO nos de lo que merecemos) podemos disfrutar de la gracia. De gracia recibisteis, dad de gracia. Es importante que entiendas que esto no es un paso teórico… la gracia verdadera poco tiene de teoría, pero posee muchísimo de práctica.
  4. Perdona. El Nuevo Testamento griego usa a menudo una expresión proveniente de la palabra gracia para ordenar el perdón. La otra persona no tiene que hacer nada para merecérselo (ni siquiera pedirte perdón o reconocer su pecado)… Dios te ofrece a ti la oportunidad de liberarte de la hiel del alma y darle vuelta al vaso para que se derrame hasta la última gota que te agobia. Quien te ofendió no tiene que hacer nada porque perdonar es una decisión en la que renuncias a cobrar la deuda que tiene contigo. Ojo, esto no lo perdona a él delante de Dios… si el ofensor y el Rey no hacen las paces, en el día de la venganza justa tu ofensa será tomada en cuenta.

Probablemente en estos momentos estás pensando que no sabes cómo perdonar… o que no quieres hacerlo. Tal vez no te parece justo que las ofensas que te amargaron por tanto tiempo queden sin cobrar en unos instantes (perdonar no requiere de tiempo, sólo necesita decisión)… si es así me parece que tus objeciones son muy humanas. Sólo recuerda que este método no es humano… es la idea de Dios.

¿Estás amargado? Reconoce tu problema y decídete a hacer algo. ¿Quieres vengarte? No, escoge la gracia. ¿Quieres vaciar la copa de amargura? Perdona.
Esta noche oro para que Dios te de entendimiento en esto… y para que tengas un espíritu obediente en lo que entiendes.

Nos vemos mañana.

3 pensamientos en “La solución a la amargura…

  1. Parece sencillo, no lo es , ya que tener resentimiento y perdonar aquel que me ofendio es una batalla que desgasta y crucificar el yo es doloroso, pero necesario si queremos agradar a Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s