El ministerio: la cura para la soledad…


Saludos desde el bello país de Costa Rica. Hoy fue un muy buen día… Dios nos regaló una jornada completa sin lluvia, así que el equipo acá tuvo plenas oportunidades de compartir del Rey; y aunque mi trabajo hoy fue más “de apoyo” como camarógrafo (estamos tratando de documentar el viaje triple de esta semana) disfruté a plenitud el día completo. Los reportes que he escuchado de Guatemala y Nicaragua son muy buenos… el mal clima parece haber cesado -al menos temporalmente- dándonos la oportunidad de cumplir con la misión a la que fuimos enviados: evangelismo y seguimiento. Te pido que nos mantengas en oración para que el resto de la semana sea tan bueno como hoy.

Sí, estamos de misiones… pero te confieso que una de las cosas que más me gustan de una semana como esta es la oportunidad de compañerismo que hay a toda hora… es -en un sentido- como estar en un campamento cristiano pero con fines totalmente ministeriales. Patty, Julito y yo nos estamos quedando en casa de Rodolfo y Rocío -amigos de toda la vida-… disfrutando en los ratos libres de buen café y buena compañía… pero acá también se hospedan Koky y Ena López… si los conoces sabes que donde estén ellos siempre habrá la oportunidad de pasar un buen momento… ¡el buen humor de ambos es inigualable! El resto del equipo está hospedado en hogares de los miembros de VidaNueva San José, pero pasamos el día juntos…lo que resulta en más compañerismo.

¿Sabes? he escuchado a muchos -a través de los años- de diferentes congregaciones en diferentes países quejándose que en su iglesia no hay suficiente compañerismo. Su inquietud es que debería haber más amistad… o que no hay suficiente amor… o que no tienen suficientes amigos. Bueno, si alguna vez en la vida llegas a sentirte así te animo a que pruebes algo sencillo: involúcrate en el ministerio de tu iglesia local. Allí encontrarás los amigos, el cariño, las conversaciones, las risas y el apoyo que buscas. Aunque no creo que el sólo recibir tales beneficios sea la motivación correcta para ministrar, te aseguro que el que sirve al Rey en compañía de otros siempre hallará compañía para sí mismo. Por otro lado, el que se aísla del cuerpo… pues… siempre estará aislado… como si fuera una isla. Nuestro testimonio personal es la mejor prueba que puedo ofrecerte: Patty y yo hemos hecho a muchos de nuestros buenos amigos mientras hacíamos ministerio junto a ellos… si no hubiéramos ministrado… probablemente nunca habríamos sido amigos con ellos. Así que… ¡ánimo! la próxima vez que tu iglesia pida voluntarios para una actividad de ministerio… ¡involúcrate! El ministerio es la cura para la soledad… aunque apenas sea un subproducto de la razón principal: glorificar a Dios con nuestro servicio.

Hablando de ministerio… mejor me voy a dormir… mañana creo que será un día largo, y por lo que he escuchado será “diferente”… así que ¡buenas noches!

Nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s