En deuda hasta las orejas… (pero no lo que estás pensando)


Esta tarde estuve con un equipo de VidaNueva/GNIA en una actividad evangelística en Nueva Concepción, Departamento de Chalatenango… mi objetivo era -además de participar en el evangelismo- conocer un poco más de cerca el avance de la obra física y espiritual de VidaNueva en esa ciudad. En una palabra estoy… impresionado.

Como te conté hace unos meses, decidimos iniciar una Iglesia más en el norte de nuestro país, ya Dios nos ha dado la oportunidad de plantar otras 4 iglesias en esa zona… pero creemos que Nueva Concepción es una ciudad clave, localizada en el pasillo de la nueva carretera Longitudinal Norte y con acceso a -literalmente- miles y miles de personas. Así que… una vez que el Rey nos dio paz en el corazón, pusimos manos a la obra y decidimos apoyar “con todo” a Manuel Orellana (el pastor-misionero de VidaNueva en esa zona del país) y al esfuerzo de algunas de las otras 4 iglesias que te mencioné (especialmente de El Coyolito y VidaNueva Aguilares). Jeff Rhoades es el líder del equipo que asiste a Manuel desde VidaNueva San Salvador… estos son hermanos especiales… sacrifican sus fines de semana para ayudar en el evangelismo y el discipulado… el resultado del trabajo de ellos ayudando a Manuel y a los equipos de las otras iglesias de VidaNueva en la zona fue lo que vi esta tarde y -te aseguro- me dejó muy complacido como pastor: muchos nuevos creyentes… líderes potenciales… parejas de discípulos-discipuladores desarrollando las relaciones respectivas y la evidente formación -embrionaria- de una congregación que permite soñar con impactar esa zona de El Salvador. Si alguna vez has sido parte de una iglesia que comienza sabes que hay un yo-no-se-que característico mezcla del primer amor de muchos con la esperanza y pasión de los que trabajan en la fundación… una combinación poderosa. Una de las parejas con las que conversé esta noche y que está siendo clave en alcanzar a otros de la ciudad me dijo “sentirse en deuda hasta las orejas” con el Rey… “si él nos salvó y dio todo por nosotros” me dijo el esposo “¿cómo podríamos dejar de hacer nuestro máximo intento por servirlo?” Hmmm… esa es una deuda que todos deberíamos sentir…¿no crees?

Además, en este caso único Dios nos ha dado los fondos (y Jeff y Manuel los han “estirado” al máximo) para comprar un terreno y comenzar la construcción de un templo y aulas para unos 200-250 personas. Como ves en la foto, las paredes ya están levantadas… esta semana pondremos el techo, la próxima las ventanas y puertas… un piso de concreto simple vendrá luego y esperamos tener una dedicación formal el 12 de junio… precisamente el día que VidaNueva San Salvador celebrará el 20 aniversario.
Me gusta.

Esta noche te animo a que recuerdes la deuda “hasta las orejas” que tienes con el Rey. Es más… no necesitas viajar hasta Nueva Concepción en Chalatenango para comenzar a hacer tu máximo intento por servirlo.

Nos vemos mañana.

Un pensamiento en “En deuda hasta las orejas… (pero no lo que estás pensando)

  1. Definitivamente, que nuestro corazón y vida esta y estará en deuda con él siempre. Donde sea que él nos lleve que nuestra alma, espíritu y cuerpo puedan llevar impresas las marcas de su cruz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s