Te propongo un proyecto…


Hoy es lunes… en 6 días será nuevamente domingo (¡qué profundo! ¿No crees?)… lo más probable es que leerás este post mañana martes… así que creo que hoy es el día adecuado para plantearte algo en lo que Dios podría usarte esta semana.

Hace un tiempo leí un estudio realizado por Thomas Rainer (puedes leer el artículo en Inglés acá) que concluía que la persona promedio que no suele ir  a la iglesia (a ninguna, de ningún tipo) estaría más dispuesta a asistir a un “servicio religioso” -de cualquier tipo- si alguien de su confianza se lo pidiera. Las estadísticas eran abrumadoras… según Rainer, 9 de cada 10 personas no van nunca a la Iglesia porque nadie los invita seriamente. En otras palabras… es posible que algunos de los que están a tu alrededor -amigos, familiares, compañeros de trabajo- estarían dispuestos a acompañarte a la Iglesia este domingo si tú simplemente se los pides. Otras conclusiones del artículo señalan que el mejor día para que acepten tu invitación es el domingo por la mañana, que muchos de los que no van a la Iglesia nunca han recibido una explicación clara de lo que es ser un cristiano -y si mucha información confusa-, que el estilo de vida que muchos de los que no van a la iglesia no les es agradable a ellos mismos… y que muchos están (de una manera u otra) más preocupados por el bienestar espiritual de sus hijos que por el de sí mismos.

Es posible que en tu mente estés pensando que “fulano de tal” (a quien conoces de cerca) no encaja en estas conclusiones, que nunca pondrá un pie en una iglesia cristiana, que a él/ella le caen mal los pastores, que tuvo un novio/novia evangélico que le fue infiel en su juventud y que hay 100 historias de horror que te cuenta cada vez que mencionas a Jesús en voz alta… y estoy seguro que tienes razón. Pero por cada “fulano de tal” hay otros nueve en tu mundo que podrían escuchar tu invitación… y las consecuencias podrían -tan sólo podrían- ser fabulosas en la vida de él o de ella.
Así que… te propongo un proyecto.

Antes de cerrar esta página en tu computadora, escoge a uno de tus amigos-conocidos-familiares-compañeros a quien cortejarás esta semana para que te acompañe a tu iglesia. Trata de “abrir” hoy mismo un canal de comunicación especial (sin parecer meloso o exagerado)… llámale para saber como le va… dile que has estado pensando en él/ella y abiertamente pídele que este domingo venga contigo a la iglesia. Explícale lo que allí encontrará… ofrécele ir a traerlo… anímale a que lleve a sus hijos… y cierra la invitación invitándolo a desayunar o a almorzar el domingo antes/después del servicio.

¿Qué dices?… no hay mucho que perder… y si podría haber muchísimo que ganar para la persona a la que invites.

Nos vemos mañana.

6 pensamientos en “Te propongo un proyecto…

  1. Estimado Pastor como siempre usted siempre nos da buenos consejos, si cada uno ponemos un granito de arena, podemos hacer que muchas personas tengan la bendicion de conocer a Jesucristo y gozar de sus bendiciones, materiales y espirituales, lo siento por la persona que escribio el mensaje anterior, parece que el no sabe nada de bendiciones, ni sabe siguiera quien lo creo, y porque esta en este mundo, y no sabe y quien es El Rey de Reyes y Senor de Senores, el exprea, ” como si Dios fuera un Rey..” para la informacion de esta pobre persona le dire Dios es Rey, y usted que es???, y no somos sus subditos, somos sus hijos que el tanto ama, somos sus hijos que lo amamos por sobre todas las cosas, y a pesar de esta persona, un dia toda rodilla se doblara y todo el mundo confesara que Jesucristo es El Senor por siempre.
    Dios los bendiga hermano y gracias.

  2. Tengo que orar para que las personas que quiero puedan reconocer que a quien le debemos todo lo que somos y todo lo que tenemos (nuestra vida) se la debemos a El y nunca nos exige que le adoremos, más bien creo yo que debemos de darle las gracias a Nuestro Rey de Reyes y Señor de Señores!!

  3. ¿Qué pensarías de ir a un banco cuando sabes de antemano que va a ser asaltado en el momento que entres? una difícil decisión; a mi juicio ir a la iglesia es exactamente eso, ¿por qué no llevar una vida protestante?, es decir, a Dios no le incomoda que vayan o no vayan a la iglesia, es omnisciente, ergo, ya sabe que hay personas devotas que no necesariamente tienen que ir a la iglesia, en el aspecto que propones es como si Dios fuera un Rey que debe ver que sus súbditos vayan a darle tributo porque sino no sabe si existen grupos de choque, lo que es completamente telúrico y en ese caso solamente sería viable para los sacerdotes, que considero personalmente un germen social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s